El tribunal del condado de Jackson radica en el cerro al fin de la calle principal en el centro del pueblo de Sylva. Colby Rabon / Carolina Public Press

Every day, our journalism dismantles barriers and shines a light on the critical overlooked and under-reported issues important to all North Carolinians.

Before you go …

If you like what you are reading and believe in independent, nonprofit, nonpartisan journalism like ours—journalism the way it should be—please contribute to keep us going. Reporting like this isn’t free to produce and we cannot do this alone. Thank you!

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

Si un habitante del condado de Jackson busca “refugios de violencia doméstica cerca de mí” en Google, el primer enlace que les va a aparecer es para el Center for Domestic Peace, conocido como C4DP por sus siglas.

Si esa persona es víctima de violencia doméstica y busca ayuda, es probable que sienta gran alivio al leer sobre esa organización sin fines de lucro que ofrece servicios de apoyo a las víctimas en el municipio de Sylva.

Pero también es probable que ese alivio desaparezca cuando la víctima se de cuenta que lo único que C4DP puede ofrecerles es una conexión potencial a un refugio de violencia doméstica más cercano a ellos, ubicado a una hora de distancia.

“Es alucinante pensar que has experimentado esta cosa horrible, horrible, el peor día de tu vida, y luego, hay alguien sentado allí que te dice: ‘Bueno, no hay ningún lugar para que vayas a vivir'”, dijo el director ejecutivo de C4DP, Wes Myers.

El personal del C4DP manda a las víctimas a refugios en todo el oeste de Carolina del Norte, específicamente a REACH del condado de Macon. En situaciones extremas, el centro proporcionará vivienda en cuartos de hotel.

Pero estas opciones son costosas y consumen mucho tiempo. Las víctimas, que pueden estar en peligro inmediato, no tienen más remedio que esperar las horas que le tomaría a C4DP para asegurarles una vivienda.

“Tenemos clientes locales que nos llaman y luego empezamos a sugerir, ‘Oye, ¿por qué no buscas un refugio en otro condado?’ y tienden a retroceder”, dijo Myers.

“Eso los saca del sistema de apoyo. Eso los saca de la escuela de sus hijos. Eso los aparta de su trabajo y dificulta su transporte”.

Pero no se tendrá que dar esta noticia desalentadora a las víctimas que buscan ayuda en los próximos años, ya que el condado de Jackson pronto tendrá su propio refugio para víctimas de violencia doméstica, gracias a fondos federales de ayuda para la pandemia de COVID-19.

Un edificio de $4.2 millones financiado a través de asociaciones

Poco después de recibir la primera mitad de su asignación de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense (ARPA, por sus siglas en inglés) de aproximadamente $8.5 millones, la junta de comisionados del condado de Jackson votó para usar los fondos para construir un refugio de violencia doméstica en las afueras del centro de Sylva.

El gobierno federal diseñó ARPA para sacar a las comunidades de los escombros de la pandemia.

El administrador del condado de Jackson Don Adams señaló que la decisión de usar los fondos para los servicios a las víctimas fue unánime. Los funcionarios del condado se pusieron a trabajar con Dogwood Health Trust para asegurar los fondos para el proyecto.

“(El financiamiento de ARPA) es una herramienta”, dijo Adams, “una herramienta entre muchas herramientas que tiene una junta de comisionados para satisfacer las necesidades de nuestra comunidad”.

Dogwood Health Trust financia una multitud de proveedores de servicios sociales en el oeste de Carolina del Norte. La organización acordó igualar el compromiso de casi $2.2 millones del condado de Jackson para construir este proyecto. El costo total del refugio es de aproximadamente $4.2 millones.

“El refugio de transición suele ser un paso clave para las personas o familias que buscan hogares seguros y permanentes”, dijo la directora ejecutiva de Dogwood, la Dra Susan Mims .

“El apoyo a los refugios para quienes experimentan violencia de pareja es una de las varias formas en que Dogwood está trabajando para lograr el objetivo de crear y preservar unidades de vivienda de apoyo en toda la región”.

El C4DP, el proveedor actual de todos los servicios de violencia doméstica, agresión sexual y trata de personas del condado de Jackson, administrará el refugio.

Además de las subvenciones y donaciones, C4DP es administrado en parte por el gobierno del condado, según Myers.

El refugio no solo brindará alojamiento de emergencia, sino que la instalación de 20 camas también brindará a las víctimas acceso a personal las 24 horas del día, los 7 días de la semana. El personal brindará asesoramiento, transporte y servicios sociales.

Un refugio permanente para víctimas de violencia doméstica es un complemento bienvenido al condado de Jackson. La comunidad pasó más de 10 años sin un refugio como este después de que la organización REACH del condado de Jackson cerró en 2011.

“Hay una serie de factores negativos que simplemente no podemos superar sin un refugio físico”, dijo Myers.

Dinero federal para un refugio local

Un refugio para víctimas de violencia doméstica se alinea con las pautas del Departamento del Tesoro de EE. UU. para usar fondos de ARPA, que se desembolsó a las comunidades según sus poblaciones.

Los avances de infraestructura y de los servicios humanos, que coinciden con el establecimiento de un centro de violencia doméstica, se encuentran entre los gastos aprobados de ARPA.

Los funcionarios de Jackson aprobaron solo otro proyecto para ser financiado a través de ARPA: cámaras corporales y pistolas eléctricas para los agentes del alguacil del condado.

Mientras que otras localidades del oeste de Carolina del Norte han elegido utilizar ARPA para la expansión de los recursos contra la violencia doméstica, el condado de Jackson es el primero que ha dedicado los fondos a construir un refugio nuevo, según Carianne Fisher, directora ejecutiva de la Coalición contra la Violencia Doméstica de Carolina del Norte (NCADV, por sus siglas en inglés.)

“Una de las cosas más importantes que el público debe tener en cuenta es que todos conocen a alguien que ha experimentado violencia doméstica”, dijo Fisher.

Ella citó datos que muestran que 1 de cada 4 mujeres y 1 de cada 7 hombres experimentan violencia doméstica.

“Entonces, cuando usted esté pensando en la financiación del gobierno para establecer un refugio en su comunidad, debe pensar que a alguien que usted conoce probablemente les faltan estos servicios”.

La fecha prevista de finalización del refugio es a fines de 2023, dijo Myers. Los funcionarios del condado de Jackson, Dogwood y de C4DP aún se encuentran en las fases de planificación de la construcción.

Los estudiantes de la universidad de Western Carolina, ubicada en el mismo condado, proporcionarán el diseño interior de las instalaciones, que se está redactando especialmente para tener en cuenta el distanciamiento social, si lo es necesario.

El nuevo refugio no solo estará equipado para manejar políticas pandémicas, sino que también brindará a las víctimas de violencia doméstica del condado de Jackson los medios para escapar del abuso.

Esto significa que ninguna víctima que busque ayuda tendrá que escuchar las malas noticias que el único refugio les queda a 40 millas de distancia.

“Imagínense cuán mejores serán los servicios para las víctimas de violencia doméstica”, dijo Myers.

Si usted o alguien que conoce que vive en el condado de Jackson está experimentando violencia doméstica, abuso sexual o trata de personas, puede comunicarse con la línea directa 24/7 del Center for Domestic Peace al 828-586-1237. El número de la línea directa nacional de violencia doméstica es 800-799-7233.

Shelby Harris

Shelby Harris a Carolina Public Press staff writer, based in Asheville. Email her at sharris@carolinapublicpress.org to contact her.