Buncombe County election workers prepare mail ballots for review by the county’s elections board in late September. Victoria Loe Hicks / Carolina Public Press

Traducción por Aaron Sánchez-Guerra.

Más de 248,000 boletas de votación en ausencia por correo han sido entregadas y aceptadas por las 100 juntas electorales del condado en todo el estado. El 29 de Septiembre cada condado comenzó a procesar esas boletas. 

Existe preocupación en todo el país sobre cuánto tiempo llevará contar todas las boletas por correo después del día de las elecciones, lo que podría retrasar el momento en que la nación tendrá un claro ganador en la carrera presidencial.

Pero eso no será un problema con Carolina del Norte. 

La Asamblea General, o la legislatura estatal, aprobó una ley en junio que incluía una disposición que permitía a las juntas electorales del condado comenzar a procesar las boletas de votación en ausencia por correo cinco semanas antes del día de las elecciones. 

Estas reuniones son públicas, lo que significa que las juntas electorales del condado tendrán que permitir observadores mientras aceptan y rechazan las boletas por correo. 

La transparencia de este proceso es “casi un componente de la seguridad electoral”, según Tomás López, director del grupo de derecho al voto, Democracy NC. La transparencia conduce a la seguridad porque quieres que las personas puedan confiar en el proceso, dijo López. También es una oportunidad para corregir cualquier error al principio del proceso.

Democracy NC tendrá observadores en las juntas electorales del condado en todo el estado, mientras que otros estarán observando el proceso en línea. Debido al COVID-19, los condados permiten que un número limitado de personas ingresen como observadores, y varios de los condados más grandes también ofrecen la opción de ver el proceso por videollamada. 

“Tenemos 100 juntas de condado”, dijo López. “Cada uno tiene su propio director. Cada uno tiene su propio tablero. Y, ya sabes, eso es mucho terreno por recorrer en el que cada uno de ellos está tomando decisiones realmente importantes sobre los votos que se cuentan”.

En estas reuniones, la junta electoral de cinco miembros de cada condado votará para aceptar o rechazar las boletas de votación en ausencia por correo que hayan recibido a partir de las cinco de la tarde del lunes. Los condados no tienen que pasar por todas las boletas atrasadas que han acumulado y además de las reuniones semanales de los martes, pueden programar más sesiones para procesar el exceso de votaciones por correo visto en Carolina del Norte

Los votantes de este año ya han solicitado más boletas por correo que en 2016, y algunos condados ya tienen decenas de miles de boletas para procesar. 

No habrá escrutinio de votos en estas reuniones. El recuento de votos no puede realizarse antes del día de las elecciones. Las juntas electorales y el personal del condado prepararán las boletas para que el día de las elecciones contar sea tan fácil como presionar un botón. 

Esto significa que para cuando cierren las urnas la noche de las elecciones, Carolina del Norte ya habrá contado todas las boletas por correo devueltas a las juntas electorales del condado a las 5 pm del día anterior a las elecciones, junto con todas las votaciones anticipadas y del día de las elecciones. 

Eso representará la gran mayoría del total de votos emitidos, y solo las carreras más apretadas se verán afectadas por los votos restantes que se contarán 10 días después del día de las elecciones, el 13 de noviembre.

La naturaleza acumulativa de este proceso lo hace importante para que los observadores electorales comiencen a prestar atención ahora, dijo López. 

“Estar al tanto de esto mientras que avanza nos permite asegurarnos de que los votantes realmente tengan la oportunidad de arreglar sus boletas, que se cuenten sus boletas de la manera que deberían”, dijo López. 

Lo que usted verá 

Cualquier persona que desee ver las reuniones de la junta debe poder hacerlo, de acuerdo con las leyes de reuniones abiertas y un memorando de la Junta Electoral de Carolina del Norte. Las únicas limitaciones son si el área de visualización está llena y el condado no transmite la reunión en línea. 

El presidente de la junta abrirá la reunión y luego probablemente le pedirá al director de elecciones del condado un resumen de las boletas recibidas hasta el momento. 

Los miembros del personal de elecciones del condado clasifican todas las boletas antes de llevarlas a la junta electoral. El personal recomendará que la junta vote para aceptar algunas boletas, rechazar otras, o puede haber algunos casos especiales para considerar. 

Los miembros de la junta revisarán las recomendaciones de la boleta y luego votarán qué boletas aceptar y rechazar. Esto se llevará a cabo seguido en una serie de votaciones, dado el gran volumen al que se enfrentan los condados. 

Los observadores de elecciones como López y Marian Lewin, vicepresidenta de la Liga de Mujeres Votantes de Carolina del Norte (LWV, por sus siglas en inglés), estarán atentos a las decisiones discrecionales que tomen las juntas del condado. 

“La votación en ausencia con voto por correo es un trabajo en progreso”, dijo Lewin. “Lo están inventando sobre la marcha. Y están resolviendo problemas, tratando de resolverlos cuando surjan”.

La LWV tiene 18 capítulos en Carolina del Norte, dijo Lewin, y cada uno estará observando las reuniones de las juntas electorales locales del condado. 

“Se toman muchas decisiones en las reuniones de la junta electoral que no necesariamente se informan en otros foros”, dijo Lewin. “Y realmente queremos saber qué está pasando con las elecciones para que podamos comunicarlo al público”.

Las juntas electorales probablemente debatirán sobre “curar” las boletas. Ese es un nuevo proceso para Carolina del Norte este año, como resultado de una demanda presentada por Democracy NC. Las boletas de voto ausente por correo requieren que los votantes y un testigo llenen secciones en el sobre de la boleta. En el pasado, cuando los votantes o sus testigos no completaban algo, la boleta era rechazada. 

Ahora, los votantes tendrán la oportunidad de corregir esos errores y confirmar que la boleta es suya, aunque los detalles de cómo funcionará eso aún son un objeto de litigio. 

Una vez aceptadas las boletas, el personal electoral del condado las sacará de sus sobres y comenzará a escanearlas. El escáner realiza un seguimiento de los votos emitidos en cada boleta y cuántas boletas se procesan. El día de las elecciones, las tarjetas de memoria de cada escáner se conectarán a una computadora electoral para contar todos los votos. 

Si hay algún indicio de que los votos se están contando en cualquier momento antes del día de las elecciones, algo ha salido mal. 

Hay diferentes tecnologías de máquinas de votación por cada condado. Los condados pequeños y medianos tendrán que escanear las boletas por correo una a la vez en las máquinas de votación. Los grandes condados tienen máquinas que pueden leer unos cientos de boletas por minuto. 

Algunas boletas no se escanean. Dado que estas boletas se enviaron por correo dos veces y estaban en las casas de los votantes, es posible que estén arrugadas, dobladas y tengan manchas de café u otras manchas del hogar. 

Estas boletas serán duplicadas por equipos de tres miembros del personal de elecciones. Copiarán todos los votos en una nueva boleta, la escanearán y almacenarán tanto las boletas nuevas como las antiguas. 

Ya cuando esté hecho esto, los miembros de la junta votarán para cerrar la reunión. 

Para las reuniones en línea, la ley de reuniones abiertas permite a los condados cobrar $25 a cada oyente (si su condado le cobra a usted, Carolina Public Press quiere saberlo). Frayda Bluestein, profesora de derecho público y gobierno en la Escuela de Gobierno de la UNC, dijo que esto no es común. 

Ver estas reuniones es importante para los votantes habituales, dijo Lewin, no solo para los operativos políticos y los observadores electorales. 

“Los votantes necesitan saber que sus boletas se manejan de manera respetuosa, segura y transparente para que sepan que cuándo enviaron su boleta que no va a entrar en un agujero negro en algún lugar y que está siendo procesada”, dijo Lewin. “Y que su boleta está siendo contada y se está salvaguardando”.

Jordan Wilkie

Jordan Wilkie is a Report for America corps member and is the lead contributing reporter covering election integrity, open government, and civil liberties for Carolina Public Press. Email jwilkie@carolinapublicpress.org to contact him.