El hospital Mission Health North Tower hospeda la sala de emergencias de la ciudad de Asheville. Colby Rabon / Carolina Public Press

“He estado lidiando con el COVID desde que recibimos pacientes por primera vez en marzo”, dijo Cameron Howard, enfermera de la unidad de cuidado intensivo (ICU por sus siglas en inglés) en un hospital del área del Triad. “Mientras que pasa el tiempo, estoy agotada mentalmente, no físicamente, sino mentalmente”.

“Estoy agotada”, reiteró y luego regresó al piso para atender a un paciente con COVID-19.  

La experiencia de Howard refleja el daño implacable que la pandemia ha cobrado en las personas: lo que la Dra. Mandy Cohen, secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte, llamó el “bien más preciado”.

A medida que los casos de coronavirus continúan aumentando en Carolina del Norte, la mayoría de los hospitales del estado tienen la capacidad física para albergar a más pacientes, pero a los funcionarios les preocupa si tienen la capacidad de personal para atender a todos los pacientes.

“El mayor problema en este momento no es que los hospitales se llenen de pacientes; es tener suficiente personal para atender a las personas en el hospital”, dijo Dennis Taylor, presidente de la Asociación de Enfermeras de Carolina del Norte (NCNA, por sus siglas en inglés.)

“Tenemos suficientes camas, pero ¿tenemos suficiente personal?”

Carolina del Norte alberga un estimado de 25,400 camas de hospital, según el sitio informativo del COVID-19 de Carolina del Norte.

Actualmente, se utilizan 14.839 camas, lo que deja abiertas unas 11.000. De ellas, aproximadamente la mitad están listadas como “no declaradas o sin personal”, lo que significa que actualmente no están disponibles, pero podrían crearse si un hospital implementara un plan de emergencia.

Aproximadamente un tercio de las 3.500 camas de la unidad de cuidados intensivos, o UCI, que se estima en el estado, se enumeran como no declaradas o sin personal.

“Sabemos que es nuestro recurso ‘humano’ lo que es realmente importante de administrar”, dijo Cohen en una conferencia de prensa reciente. “Necesitamos que nuestros médicos y enfermeras se aseguren de que no solo podamos tener una cama disponible, sino que también debemos contar con personal de alta calidad”.  

Siete hospitales en Carolina del Norte informaron esta semana una escasez crítica de personal al Departamento de Salud y Servicios Humanos federal. También hay 10 hospitales, que pueden incluir los siete que informaron esta semana, que dicen que esperaron una escasez de personal a fines de noviembre.

Las hospitalizaciones están retrasadas con el aumento de casos del COVID-19 porque muchas personas no buscan atención hospitalaria hasta una o dos semanas después del diagnóstico. 

“Estas dos últimas semanas seguimos viendo más y más pacientes”, dijo Howard, enfermera de la UCI. “Estamos tratando de ponernos al día ahora”.

El retraso significa que los hospitales no verán por completo el número récord de casos nuevos de la semana pasada hasta después del Día de Acción de Gracias. 

Un problema que precede a la pandemia

Preocupaciones por la escasez de enfermeras en los hospitales de Carolina del Norte existían antes de la pandemia. 

“Hemos tenido escasez de personal en nuestro estado durante al menos los últimos cinco a 10 años”, dijo Taylor. “Esto es algo que hemos visto acercarse”. 

En 2002, después de que varios otros estados informaron sobre escasez de enfermeras y los empleadores de Carolina del Norte informaron que tenían dificultades para cubrir puestos vacantes de enfermería, el Instituto de Medicina de Carolina del Norte formó un grupo operativo sobre la fuerza laboral de enfermería de Carolina del Norte. 

“Hay buenas razones para creer que sin alguna intervención, Carolina del Norte experimentará una escasez de enfermeras registradas y otro personal auxiliar de enfermería durante las próximas dos décadas”, afirmó el informe de 2004.

Según el Centro Sheps de Investigación de Servicios de Salud de UNC Chapel Hill, a partir de 2019, 14 de los 100 condados del estado no tenían un solo terapeuta respiratorio, un puesto vital en la lucha contra el coronavirus. 

Los hospitales han confiado en el personal externo y otras soluciones temporales para cubrir la escasez, una solución que funcionó en tiempos de pre-pandemia. Debido a que ahora se están produciendo aumentos repentinos en todo el país, la demanda de personal ha aumentado y los hospitales compiten por los mismos recursos limitados.

“Con una pandemia que se está propagando tan rápido, no solo aquí en Carolina del Norte, sino en todo el país, no tenemos la misma capacidad para levantar el teléfono y llamar a un amigo en un estado vecino para llamar a algunos equipos de gente”, dijo Cohen. “En este momento, francamente, todos están en el Medio Oeste (de los EE.UU.), ayudando en algunas situaciones muy, muy graves allí donde no tienen absolutamente ninguna cama de hospital, y están pidiendo a las enfermeras que tienen COVID en este momento que sigan trabajando”.

El reciente aumento en las hospitalizaciones por COVID-19 agrega desafíos en lo que ya es la temporada más difícil para los hospitales.

“Cuando comenzó COVID, así es como se sintió. Estábamos abrumados ”, dijo Howard. “Se siente como si estuviéramos de vuelta en el punto de partida y se siente como si estuviéramos a punto de abrumarnos de nuevo.

Además de la temporada de gripe, los hospitales ven un aumento de pacientes en noviembre o diciembre, cuando las personas optan por tratamientos electivos porque han alcanzado sus deducibles de seguro para el año, dijo Taylor.

En la primavera, muchos hospitales, por temor a un aumento repentino, cancelaron esos procedimientos electivos, una gran pérdida económica para los hospitales, el gobernador Roy Cooper dijo en una conferencia de prensa reciente. 

Cone Health en Greensboro emitió un comunicado en noviembre diciendo que sus recursos se estiraron de tal manera que podría enfrentar “posibles reducciones en otros cuidados y servicios (distintos de COVID-19)”. 

El aumento de casos aumenta tensión en los sistemas

Como en el resto de Estados Unidos, el COVID-19 se está propagando en las áreas rurales de Carolina del Norte que anteriormente se habían salvado. 

“Carolina del Norte parece un microcosmos de los Estados Unidos”, dijo William Hathaway, director médico de Mission Health. “Esta enfermedad ha migrado a nuestras comunidades rurales. … Esto definitivamente está más extendido que antes”.

Hathaway está en contacto con muchos hospitales rurales en el oeste de Carolina del Norte y dijo que están reportando “más pacientes que nunca”. 

“Antes tenían uno o dos pacientes; ahora hay hasta cinco, seis o siete pacientes en un hospital ”, dijo Hathaway. Cuatro de los cinco hospitales regionales en el sistema de salud de Hathaway tienen menos de 25 camas, lo que significa que cada hospitalización por COVID en esas áreas agrega una tensión a sus sistemas. 

Hay hospitales que no forman parte de un sistema de atención médica más grande, como el Centro Médico Regional CaroMont en el condado de Gaston. Allí encuentran que es difícil navegar por un mayor número de pacientes porque no pueden mover pacientes entre ubicaciones, dijo la portavoz del hospital Meghan Berney.

Los planes de aumento de CaroMont incluyen reorganizar y trasladar las poblaciones de pacientes actuales para crear nuevas unidades para los pacientes de COVID, dijo Berney.

El aumento de la cantidad de pacientes añade presión al trabajo del personal de enfermería ya exhausto. Howard, la enfermera de la UCI, dijo que la unidad generalmente mantiene una proporción de uno o dos pacientes por cada enfermera. Últimamente, la proporción ha sido de alrededor de tres pacientes por cada enfermera, dijo. 

Y en las unidades de cuidado intermedio, se espera que la proporción empeore.

“En la unidad progresiva tenemos como tres o cuatro pacientes por enfermera”, dijo Howard. “Pero ahora hay algunos días en los que subimos a cinco, y en el futuro, predicen que podríamos tener que subir a seis pacientes si no conseguimos más enfermeras”.

Si bien la gran cantidad de pacientes puede generar estrés en una institución médica, la gravedad de la enfermedad en los pacientes con COVID-19 impone demandas adicionales al personal del hospital. 

A principios de año, los pacientes con COVID-19 admitidos en Cone Health eran estables generalmente. Pero la caída de segunda semana, cuando un paciente estable empeora de repente, siempre es una posibilidad, dijo Kenneth Rempher, vicepresidente ejecutivo de servicios de cuidados intensivos y jefe ejecutivo de enfermería de Cone Health. 

Ahora, los pacientes de COVID-19 llegan al hospital ya críticamente enfermos, dijo Rempher. Aquellos que no son colocados inmediatamente en la UCI frecuentemente son colocados en una unidad de cuidados progresivos, un paso por debajo de los cuidados intensivos. 

Los pacientes especialmente enfermos requieren atención especializada por parte del personal. Las largas horas en equipo de protección personal junto con los pacientes con grandes necesidades afectan a los trabajadores de atención médica de primera línea. 

“Te afecta”, dijo la enfermera Howard. “La pandemia, todo el escenario en general, te afecta. Cuanto más tiempo estás en él, más estresante, más tenso se vuelve.”

El hospital Moses Cone en Greensboro es parte de la organización sin fines de lucro Cone Health, que tiene facilidades en los condados de Guilford, Alamance y Rockingham. Foto cortesía de Cone Health

Encontrar soluciones a medida que aumentan los desafíos

Algunas instituciones médicas llamaron a enfermeras en viaje para abordar la necesidad, pero con la creciente demanda de su trabajo, los hospitales buscan otras soluciones. 

“Hoy pagamos el doble de lo que pagamos por las enfermeras de viaje en enero, por lo que ciertamente hemos tenido que emplear muchas estrategias creativas para satisfacer nuestras necesidades de personal”, dijo Rempher.

En Greensboro, Cone Health ofrece más horas extraordinarias para el personal y pide a las enfermeras que trabajan por día que vengan con más regularidad, dijo. 

Varios hospitales desarrollaron contratos complementarios para incentivar económicamente al personal de enfermería a trabajar más horas y más turnos mientras se mantienen dentro de los límites de la política de fatiga de los trabajadores.

Howard dijo que el pago adicional ha animado a algunos miembros del personal a trabajar más horas. Pero ella no cree que compense adecuadamente el trabajo difícil y el sofocante equipo protectivo que soporta el personal de atención médica.

“Creo profundamente que todos los trabajadores de la salud, especialmente si están en una unidad de COVID, deberían recibir algún tipo de pago por peligrosidad”, dijo. “Porque, sí, estamos haciendo nuestro trabajo, pero estas son circunstancias diferentes.”

Click HERE for broadcast script.

Christian Green

Christian Green is a Carolina Public Press contributing writer based in Raleigh. Send an email to info@carolinapublicpress.org to contact him or other members of the Carolina Public Press news team.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *