A man receives an injections with a syringe at a hospital. Credit: Marco Verch, https://foto.wuestenigel.com/

Traducción por Heidi Pérez-Moreno

Los Carolinianos del Norte que tengan 75 años o más y trabajadores de atención de la salud de primera línea o trabajadores esenciales de 50 o mayores son siguientes en la línea para recibir la vacuna COVID-19 al principio de enero, según las nuevas directrices Gob. Roy Cooper anunció el miércoles.

Actualmente, se están vacunando a los trabajadores de atención de la salud que corren un alto riesgo de exposición y personal de servicios de atención a largo plazo como parte de la fase inicial de distribución.

El nuevo plan difiere del plan de vacunas de Carolina del Norte presentado anteriormente a Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en octubre, que prioriza a los residentes de cuidados a largo plazo, personas con dos o más condiciones crónicas que aumentan el riesgo de gravedad de la COVID, personas mayores de 65 años que viven en entornos congregados y personal de los congregados vivientes. 

El nuevo plan, como las nuevas recomendaciones formuladas por un comité de la CDC la semana pasada, no da prioridad a ninguna persona con condiciones médicas en la primera fase, pero, en su lugar, pone a personas mayores de 75 años en línea.

Los avisos del CDC también dan prioridad a los trabajadores esenciales de primera línea, pero el nuevo plan de Carolina del Norte limita específicamente a los mayores de 50 años en la siguiente fase.

“Nuestra definición de trabajadores esenciales sigue bastante cerca de lo que dice el CDC”, dijo Cooper.

El CDC define a los trabajadores esenciales de primera línea como “primeros responderos (por ejemplo, bomberos y oficiales de policía), agentes penitenciarios, trabajadores alimentarios y agrícolas, trabajadores del Servicio Postal de Estados Unidos, trabajadores manufactureros, trabajadores de tiendas de supermercados, trabajadores de tránsito público y quienes trabajan en el sector de la educación (maestros y funcionarios de apoyo) y también los trabajadores de cuidado de niños. 

El Estado aún no ha dado avisos sobre la forma en que se harán o se harán cumplir las designaciones esenciales de los trabajadores. 

Mientras que el Estado ofrecerá descripciones de quién debería calificarse como trabajador esencial de primera línea, Cooper dijo, habrá cierta discreción a nivel local.

“Estas son categorías amplias, y habrá que tomar algunas decisiones a nivel local por las personas que administran esta vacuna en cuanto a si alguien entra o no en la categoría”, dijo.

“Y eso es algo que sabemos que va a suceder porque no puede ser perfecto y preciso.”

Los hospitales que recibieron las primeras dosis de la vacuna en la fase inicial también recibieron directrices para su distribución.

Pero al menos un sistema hospitalario importante, Atrium Health, basado en Charlotte, permitió a las personas que no califican como crítica en la fase 1a para recibir una vacunación. El hospital dice que ha cancelado esos nombramientos, pero la situación plantea preguntas sobre cómo se aplicaría la prioridad.

“Ya he hablado con los dirigentes legislativos esta mañana sobre el problema y hablé con ellos sobre el potencial de necesitar algunas medidas legislativas para permitir estas juntas más autoridad para aplicar estas normas”, dijo Cooper.

Los reclusos bajan en la lista

El plan de vacunas anterior para el Estado puso a personas encarceladas en la fase 1b. La decisión de dar mayor prioridad a las personas encarceladas se basó en un estudio realizado por un comité de las Academias Nacionales de Medicina en el que se “destacaba la importancia de reconocer su reducción de la autonomía y la dificultad de prevenir la propagación en esos entornos, si se introdujera la COVID-19”.

Bajo los nuevos avisos, a menos que cumplan los requisitos por edad, los reclusos no serán incluidos en la primera fase de vacunación.

En el plan anterior, los reclusos mayores de 65 años o los que tienen dos o más comórbidos estaban supuestos recibir la vacuna después de los trabajadores de la atención de salud de alto riesgo y los residentes y el personal de los centros de atención a largo plazo.

Bajo las nuevas reglas, las únicas personas encarceladas que recibirán la vacuna en la fase 1b son aquellas que tengan 75 años o más.

Desde el 30 de noviembre, 164 reclusos en las cárceles del estado de Carolina del Norte tenían 75 años o más, según el Departamento de Seguridad Pública. Las nuevas directrices demoran la vacunación para 1.006 personas que tengan entre 65 y 74 años, y no prevén ninguna disposición para quienes tengan comorbidities. Bajo el nuevo plan, todas las personas en prisión serán vacunadas durante la fase 2.

Los funcionarios penitenciarios del Estado siguen incluidos en la fase 1b para la distribución de vacunas. A finales de noviembre, más de 1.500 de los 14.000 funcionarios de prisiones del Estado probaron positivo con la COVID-19, según el Comisionado de Prisiones Todd Ishee.

En un caso de la Corte en curso, NAACP c. Cooper, un juez del Estado ordenó que todos los funcionarios de prisiones fueran probados para el virus cada dos semanas, observando que la infección del personal es una forma clave de introducir el virus en las cárceles.

Un suministro limitado

El plan original incluía entre 727.000 a 951.000 personas en la fase 1b. Bajo el nuevo plan, más de un millón y hasta 2 millones de personas están en la primera fase, el secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos Dr. Mandy Cohen dijo.

El Estado ha recibido unas 460.000 dosis de las vacunas Pfizer y Moderna. Se designan más de 100.000 dosis para su distribución a centros de atención a largo plazo mediante del CVS y Walgreens en un programa administrado por el Gobierno federal.

El último informe en el tablero del departamento muestra que 63.571 personas en Carolina del Norte han recibido la vacuna.

Cohen anticipa que el Estado recibirá 60.000 dosis de la vacuna Moderna y 60.000 dosis de la vacuna Pfizer por semana en enero. El Estado recibe la cantidad de asignación federal todos los martes, y los oficiales del Estado tienen hasta el viernes de cada semana para dirigir donde deben administrarse las dosis.

Algunos Estados, entre ellos Texas y Florida, no alteraron sus planes sobre la base de las nuevas recomendaciones del CDC y siguen dando prioridad a las personas de edad avanzada y a las que tenían condiciones médicas, según The Washington Post.

Laura Lee

Laura Lee is the News Editor at Carolina Public Press. Contact her at llee@carolinapublicpress.org.