Truth delivered daily

Carolina Public Press is committed to ethical, nonpartisan reporting on the important issues facing our communities. Make us your source for trusted news in North Carolina.

Traducción por Aaron Sánchez-Guerra

En las elecciones de 2020, solo unos pocos cientos de votos separaron al ganador y al perdedor en la carrera por el presidente del Tribunal Supremo del estado entre el vencedor Paul Newby y la titular Cheri Beasley. Cada uno de los 5.54 millones de votos emitidos en noviembre contarojn en Carolina del Norte.

En contiendas tan reñidas, las boletas provisionales, a pesar de que suelen representar menos del 1% del total de votos en Carolina del Norte, podrían influir en el resultado de varias contiendas a nivel estatal y local. 

Cuando no está clara la elegibilidad o los credenciales electorales de una persona para votar, los trabajadores electorales pueden permitirles emitir un voto provisional. 

Después del cierre de las urnas, los funcionarios electorales del condado deciden si la boleta de esa persona debe aprobarse en su totalidad o solo para ciertas contiendas. 

Pero el uso y la aprobación de la boleta provisional no está distribuido equitativamente por todo el estado. Algunos condados se clasifican constantemente en un puesto alto o bajo en el uso de boletas provisionales. 

Según la ley de Carolina del Norte, se puede rechazar la totalidad o parte de un voto si no se emite en el sitio de votación apropiado, si el votante no está debidamente registrado en su condado o si el votante no es elegible para votar en todos o algunos de los concursos. 

En noviembre, aproximadamente el 40% de los votos provisionales emitidos fueron total o parcialmente aprobados en Carolina del Norte. 

“También tendemos a ver consistencia en los condados a lo largo de los años”, dijo Chris Cooper, profesor de ciencias políticas en la Western Carolina University. “Es evidente que se trata de razones a nivel de condado además de razones a nivel individual”.

Cooper dijo que un condado que se clasifique constantemente con uso alto o bajo de las boletas provisionales no significa necesariamente que esté sucediendo algo “nefasto”. 

“Mucho es endémico de la naturaleza del condado”, dijo Cooper. 

Pero vale la pena monitorear las boletas provisionales, dijo, porque las altas tasas de uso de boletas provisionales pueden indicar otros problemas.

“Es como cuando el medidor de llantas de su automóvil dice que la presión de las llantas es baja”, dijo. “Puede que realmente no sea tan bajo. Puede que no sea un problema. Puede ser un cambio de temperatura. Pero en realidad puede ser que tengas una llanta ponchada. Creo que lo que dice es: ‘Oye, deberías prestar atención a esto. Debería intentar averiguar por qué tenemos tasas tan altas en comparación con otras personas ‘. Y puede resultar como algo sobre lo que no puedes hacer nada”.

Un año inusual

Cuando los votantes emiten un voto provisional, deben dar una razón por la que no pueden emitir un voto regular. Cuatro factores explican más del 90% de los votos provisionales hechos por Carolina del Norte en noviembre. Casi dos tercios dijeron que no existía ninguna documentación de su registro electoral.

Otras razones incluyen haber sido eliminado previamente de la lista de votantes de un condado (13%); votar en el recinto incorrecto (10%); y no informar un cambio de dirección que ocurrió 30 días o más antes del día de las elecciones (9%). 

A pesar de un total de votos emitidos récord en el estado, el número de votos provisionales cayó de 60,643 a 40,767. 

Los patrones de votación cambiaron en 2020, debido en gran parte al efecto de la pandemia del COVID-19. La vacilación sobre la votación en persona creó un aumento mayor en la votación en ausencia y la votación por anticipado. 

En 2016, la votación en persona el día de las elecciones representó un tercio del total de votos, mientras que en 2020, representó solo el 16% de los votos emitidos. La votación en ausencia se aumentó del 4% del total de votos en 2016 al 18% del total de votos en 2020.  

Rachel Raper, directora de elecciones en el condado de Orange, dijo que su condado vio cómo la votación anticipada en persona disminuyó levemente en las últimas elecciones, pero “votando por el correo se fue hasta las nubes”.

“Creo que recuperamos un poco menos de 5,000 (votes ausentes) en 2016 y luego 26,000 en 2020”, dijo Raper, cuyo condado tiene una de las tasas de uso de boletas provisionales más bajas del estado. 

El alejamiento de la votación el día de las elecciones puede haber influido en su uso de la boleta provisional. 

“La gran mayoría de nuestros votantes votaron temprano”, dijo Raper. “Solo tuvimos de casi 87,000 boletas emitidas, solo el 10% de esas boletas se emitieron el día de las elecciones y usted recibe sus boletas provisionales el día de las elecciones”.

Por segundo año consecutivo de elecciones presidenciales, el condado de Robeson lideró en el estado con el uso de boletas provisionales, con solo 35.51 votos por cada emisión provisional. 

Ubicado en la parte sureste del estado a lo largo de la frontera de Carolina del Sur, Robeson tenía una tasa mucho más alta que el condado de Jackson en segundo lugar en el oeste del estado, que registró 62,62 votos por cada voto provisional.

Los patrones de votos provisionales

Múltiples años con tasas de uso de boletas provisionales son comunes, dijo Cooper. Diez de los 20 principales condados en uso provisional en 2020 también estaban entre los 20 principales para uso provisional en 2016: los condados de Robeson, Jackson, Pasquotank, Onslow, Hoke, Harnett, Pitt, Cumberland, Richmond y Jones. 

El condado de Burke en el oeste de Carolina del Norte tuvo la tasa de uso más baja de provisionales, seguido por el condado de Vance, al noreste del Triángulo cerca de la frontera de Virginia.

Al igual que el quinto superior de estados, 10 de los 20 condados en el quinto inferior en tasa de uso provisional en 2020 también estaban en el quinto inferior de 2016: los condados de Orange, Cherokee, Henderson, Northampton, Polk, Chatham, Guilford, Mecklenburg, Buncombe y Catawba. 

Un tema multifacético

Algunos votantes tienen más probabilidades de emitir un voto provisional que otros: los estudiantes universitarios, por ejemplo, pueden registrarse en sus condados de origen, pero elegir votar en el condado donde se encuentra su escuela. 

El condado de Robeson, que lidera el estado en uso provisional, es el hogar de UNC Pembroke, una universidad del sistema UNC con más de 8,000 estudiantes. Otros 20 condados de tasa de uso provisional con universidades del sistema UNC incluyen No. 2 Jackson (Western Carolina), No. 3 Pasquotank (Elizabeth City State), No. 9 Pitt (East Carolina) y No. 11 Cumberland (Fayetteville State).

A diferencia de otros condados con universidades del sistema UNC, la tasa de uso provisional del condado de Orange no se vio afectada por la presencia de un campus universitario. Raper no se sorprendió, y señaló que en la UNC Chapel Hill, “asegurarse de que las personas estén registradas para votar es muy importante en ese campus”.

La participación de votantes también puede influir en las cantidades del uso provisional. A pesar de un aumento de participación con respecto a 2016, Robeson todavía se quedó en el penúltimo lugar en participación de votantes en 2020. Esto sugiere una correlación entre los condados con baja participación de votantes y alto uso de boletas provisionales. 

“Creo que eso tiene sentido”, dijo Cooper.

“Una vez más, una parte es simplemente la naturaleza de estos condados. Los lugares con tasas de participación más bajas tienden a tener también un mayor número de personas en situación de pobreza. No sé si es causal, pero creo que la correlación es muy interesante,” dijo.

Robeson tiene la tasa de pobreza más alta del estado, según la Oficina del Censo de EEUU..

Los datos demográficos de los votantes no son el único factor que impulsa el uso de la boleta provisional. Los problemas electorales pueden afectar a quien usa una boleta provisional. 

Días después de prometer su apoyo al reconocimiento federal de la tribu indígena Lumbee de Carolina del Norte en octubre pasado, el expresidente Donald Trump visitó Lumberton, la sede del condado de Robeson. 

La Tribu Lumbee tiene 55.000 miembros aquí, la mayoría en los condados de Robeson, Hoke, Cumberland y Scotland.

Una visita del expresidente Trump y el énfasis en un potencial reconocimiento federal para la Tribu Lumbee pueden haber alentado mayor participación de los residentes de Robeson que votaron provisionalmente porque fueron “previamente eliminados” de las listas. 

“Mucha gente no vota a menos que sea una elección grande y controvertida, como lo fue esta pasada presidencial”, dijo Tina Bledsoe, directora de la Junta Electoral del Condado de Robeson. “Entonces, algunas personas que conozco no habían votado en 20 años. Por supuesto, se eliminaron de las listas de votantes registrados por no votar en tanto tiempo. En ese caso, les dejamos votar en una boleta provisional”. 

Pero más allá de las razones específicas del condado, un factor que se pasa por alto en la tasa de uso provisional es la “capacidad administrativa”, dijo Cooper.

Un estudio de 2019 de las boletas provisionales en Carolina del Norte de 2012 a 2016 mostró que “en los condados con más de un lugar de votación por distrito electoral, el conteo esperado de boletas provisionales emitidas disminuyó en un 7 por ciento”.

Un aumento en el uso de la boleta provisional puede mostrar menos sobre la demografía de los votantes y más sobre el proceso administrativo.

“Creo que se trata de tener menos trabajadores (electorales)”, dijo Cooper, “y se trata de que el mantenimiento de listas esté atrasado. Hay muchas cosas que se dedican a la administración electoral”.

Haga clic AQUÍ para ver el guión de transmisión.

Brennan Doherty

Brennan Doherty is a Carolina Public Press contributing writer based in Durham. Send an email to info@carolinapublicpress.org to contact him or other members of the Carolina Public Press news team.