Mariano Santillan / Carolina Public Press

Truth delivered daily

Carolina Public Press is committed to ethical, nonpartisan reporting on the important issues facing our communities. Make us your source for trusted news in North Carolina.

Traducción por Aaron Sánchez-Guerra

Las boletas de votación que faltaban matasellos probablemente no fueron decisivas en las elecciones de Carolina del Norte en 2020.  Pero si es matemáticamente posible que hayan marcado la diferencia en una carrera estatal específica.

Más votantes que nunca en Carolina del Norte emitieron su voto por correo en las elecciones generales de 2020, impulsados sin duda ​​por preocupaciones de la pandemia y por la conveniencia de votar desde casa.

Las leyes estatales ya permitían boletas de votación enviadas por correo antes o en el Día de Elección para ser contado, siempre y cuando lleguen a las oficinas locales de elección dentro de unos pocos días. Un acuerdo legal controvertido extendió el plazo de llegada hasta el 12 de noviembre.

Si bien un matasellos es típicamente una indicación simple y directa de cuándo se envía un sobre por correo, surgieron preguntas sobre casos excepcionales: ¿Deben contarse los sobres que llegaron el 4 de noviembre pero no tenían matasellos? 

¿Se puede suponer lógicamente que para que una boleta llegue el 4 de noviembre, o incluso el 5 de noviembre, debe haber sido enviada por correo antes del 3 de noviembre? ¿Cuentan esos votos?

Estas preguntas se aplicaron a poco más de 400 boletas en Carolina del Norte en las elecciones de 2020, una fracción pequeña de los más de 5.5 millones de votos emitidos. 

Pero con algunas contiendas decididas por solo unos pocos cientos de votos, estas preguntas se volvieron más importantes. Esto incluye el estrecho margen de votos que convirtió al presidente del Tribunal Supremo Paul Newby en el juez de más alto rango del estado.

De acuerdo con los datos de la Junta Electoral del Estado de Carolina del Norte proporcionados a Carolina Public Press, 44 de los 100 condados del estado rechazaron un total de 419 boletas porque se recibieron un día o dos después de la fecha límite, ya sea con matasellos retrasados o sin uno, o sin ninguna otra evidencia de que hayan sido emitidos antes de la fecha límite del 3 de noviembre.  

La campaña de la oponente de Newby, la entonces titular Cheri Beasley, presentó argumentos sobre una cantidad considerable de votos que no se contaron. 

Con respecto a boletas en sobres sin matasellos fal, su campaña argumentó sin éxito que era “inverosímil” que las boletas recibidas antes del 5 de noviembre no se enviaran por correo antes de la fecha límite del 3 de noviembre. Newby le ganó a ella por 401 votos

“Es un número pequeño”, dijo Chris Cooper, director del departamento de ciencias políticas y asuntos públicos de la universidad de Western Carolina.

“¿Podría haber marcado la diferencia en una carrera tan reñida? Quizás sí, pero no creo que esto haya marcado la diferencia en Carolina del Norte”.

El proceso de escrutinio

Según la ley estatal, la fecha límite está puesta a las 5 p.m tres días después de la elección para que las juntas electorales de condados acepten boletas de votación por ausente con matasellos del Día de la Elección o antes. 

Ese plazo se extendió hasta el 12 de noviembre como parte de un acuerdo legal, que provocó una pelea que llegó a la Corte Suprema de Estados Unidos, que se negó a intervenir

Un memorando del 22 de septiembre de la Junta de Elecciones del Estado de Carolina del Norte brindó orientación adicional a los condados, diciéndoles que investiguen las boletas recibidas después de la fecha límite y sin un matasellos. 

Esa investigación se hace a través de BallotTrax, un sistema de seguimiento en línea, para determinar si hay un registro de que esas boletas habían sido enviado a tiempo. 

El requisito del matasellos, o alguna otra evidencia de recepción es para  evitar votaciones fraudulentas después de conocer el resultado de una elección, según el memo. Esas evidencias incluyen un registro de BallotTrax o el seguimiento de un transportista comercial.

Según los datos de la junta de elecciones de Carolina del Norte, 96 condados reportaron tener un total de 11,879 boletas por correo recibidas el 4 y 5 de noviembre. De ellas, 10,849 boletas fueron aceptadas. 

Los funcionarios electorales no contaron las otras boletas por una variedad de razones. Entre ellas: las boletas se echaron a perder (las entregar imposibles de entregar o tenían problemas que no se pudieron solucionar a tiempo.)

Los dos condados más grandes del estado, Wake y Mecklenburg, representaron aproximadamente la mitad del total de boletas rechazadas entregadas después de la fecha límite de 131 y 74, respectivamente.

Los retrasos en el correo se convirtieron en un foco de atención a nivel nacional después que el ex-presidente Donald Trump atacó al Servicio Postal de los Estados Unidos, amenazando con bloquear la financiación de esa institución. 

Los funcionarios electorales de todo el país instaron a los votantes a entregar sus boletas por correo en persona, recibirlas por correo temprano o enviarlas por correo desde una oficina de correos y ver en persona que un secretario las envíe.

“Le dijimos a la gente, y si has leído las instrucciones, lo dejamos claro”, dijo Kristin Mavromatis, portavoz de la junta de elecciones del condado de Mecklenburg, en una entrevista. “La oficina de correos decía que se necesitan 10 días para el correo de primera clase, y le dijimos a la gente: ‘Debes tomar una decisión. Envíala antes de esta fecha. Eso estaba en nuestras instrucciones”.

Un análisis de los tiempos de procesamiento publicado por el Servicio Postal de EE. UU. en enero informó que tomó un promedio de 1.6 días para que los votos fueran entregados a los funcionarios electorales. 

Philip Bogenberger, portavoz regional del Servicio Postal, dijo que sus equipos “utilizaron medidas extraordinarias y recorrieron nuestras instalaciones al cierre del día de las elecciones para asegurarse de que todas las boletas se aceleraran”.

Gerry Cohen, miembro de la junta de elecciones del condado de Wake, dijo que notó a fines de septiembre que los clasificadores de correo no estaban haciendo un buen trabajo con el matasellos de las boletas. Sin embargo,mientras se acercaban las elecciones, la oficina de correos “se duplicó” y, con solo unos días para el final, dijo Cohen, algunas boletas se entregaban el mismo día. Dijo que también notó que un número “enorme” fue cancelado manualmente, lo que significa que los trabajadores postales estaban clasificando y enviando el matasellos a mano en lugar de usar máquinas de clasificación de correo en los centros de distribución. 

“Lo que estaban haciendo era claramente acelerar el envío de las boletas”, dijo Cohen sobre el Servicio Postal. 

El condado de Wake recibió un total de 2,510 boletas el 4 y 5 de noviembre, y aceptó 2,246 de ellas. De los 131 que no contó porque se clasificaron como “entregados después de la fecha límite”, 32 estaban registrados a nombre de republicanos, 34 eran demócratas y 62 no estaban afiliados, según un análisis de los datos. El resto fueron registrados con el partido libertario o el partido Constitution.

Cohen se preguntó si la razón por la que los votantes no afiliados superaban en número a los demás era que estaban menos conectados políticamente, incluso durante un amargo ciclo de elecciones presidenciales. Los números muestran que puede haber sido insignificante para las campañas de Beasley y Newby al considerar los datos de las boletas entregadas después de la fecha límite. También señalaron que algunos votantes simplemente no eligen un candidato para cada carrera en una boleta, especialmente para puestos desconocidos.

“Voy a hacer una especie de suposición de ciencia política aquí que los votantes no afiliados tenían más probabilidades ser pocos porque no estaban votando por partido”, dijo Cohen. 

Mecklenberg recibió un total de 891 papeletas el 4 y 5 de noviembre y aceptó 726 de ellas. Las boletas son revisadas por una junta bipartidista dividida equitativamente entre demócratas y republicanos, y sus hallazgos se presentan a la junta electoral del condado que completa su propia revisión, dijo Mavromatis. 

Usando BallotTrax, “pudimos demostrar que varios de ellos que no tenían matasellos o tenían un matasellos tardío estaban realmente en el flujo postal el tercer de noviembre”, dijo Marvomatis. “Y todos aquellos a través de BallotTrax fueron contados. Entonces, 74 de ellos no estaban en BallotTrax, no tenían matasellos o el matasellos era posterior al tercero”.

En el condado de Pitt, que ocupó el puesto número 4 por sus 20 boletas sin contar entregadas después de la fecha límite el 4 o 5 de noviembre, el condado de Guilford ocupó el puesto número 3  por sus 23 boletas rechazadas. 12 fueron rechazados porque un votante entregó la boleta por correo a un lugar de votación en lugar de a la oficina de elecciones del condado, como lo exige la ley, el director de elecciones Dave Davis dijo. 

A diferencia de lo que ocurre durante la votación anticipada, cuando se puede entregar una boleta por correo en persona, el día de las elecciones los trabajadores no pueden aceptarlos, dijo Davis. 

A pesar de lo que podrían haber sido los mejores esfuerzos de un trabajador electoral para detener al votante equivocado, no todos pudieron ser interceptados. 

“Ellos no escuchan,” dijo Davis.

Tomás López, director ejecutivo de Democracy NC, una organización no partidista de derechos al voto, calificó las 419 boletas sin contar entregadas después de la fecha límite como una preocupación que los administradores electorales deberían tratar de entender, pero dijo que la cifra baja no parecía indicar una situación sistémica o más generalizada. problema.

Aproximadamente el 2% de las boletas electorales por correo emitidas en el estado durante las elecciones de 2020, que totalizaron más de un millón, no se contaron debido a otros problemas, dijo López. Esos problemas incluyen que un votante no firme su boleta o que no tenga la firma de un testigo a su votación por correo.

“Creo que es parte de este panorama más amplio de … cómo seguimos acercándonos a contar la mayor cantidad posible de votos emitidos legalmente”, dijo López. 

En cambio, ese bajo total fue una señal para algunos de que el proceso de elección por correo del estado fue un éxito general, a pesar de los desafíos planteados por una pandemia, las preocupaciones sobre los retrasos postales, la desinformación sobre la votación por correo y otras interferencias políticas.

“Creo que fue una elección realizada profesionalmente en Carolina el Norte, y esta es una prueba más para apoyar eso”, dijo Cooper, director de ciencia política en la universidad de Western Carolina.

Courtney Mabeus

Courtney Mabeus is a Carolina Public Press contributing writer based in the Washington, D.C., area. Email info@carolinapublicpress.org to contact the Carolina Public Press news team.