Truth delivered daily

Carolina Public Press is committed to ethical, nonpartisan reporting on the important issues facing our communities. Make us your source for trusted news in North Carolina.

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

Las elecciones de 2020 fueron las primeras en las que los votantes de Carolina del Norte pudieron rastrear la aceptación de sus boletas mediante un sistema de software en línea llamado BallotTrax.

Pero el programa causó confusión a algunos votantes y no les dió los datos posteriores a la elección que algunos esperaban inicialmente.

Para rastrear sus boletas electorales por correo, los votantes de Carolina del Norte tenían que “optar por participar” en BallotTrax yendo al sitio web e ingresando su nombre, fecha de nacimiento y código postal. Los votantes también podrían registrarse para recibir actualizaciones sobre el estado de su boleta y recordatorios para votar por mensaje de texto o correo electrónico.

Kimberley Mitchell, una residente del condado de Ashe, usó el sistema para rastrear su boleta de voto por correo mientras estaba fuera de su casa en el oeste de Carolina del Norte. BallotTrax le notificó que su boleta electoral fue enviada el 11 de septiembre, pero para el 28 de septiembre no había recibido más actualizaciones.

Cuando su boleta fue entregada a la oficina de la Junta de Elecciones del Condado de Ashe con la etiqueta “devuelva al remitente”, todavía no había recibido ninguna notificación nueva de BallotTrax. 

Mitchell y su esposo llamaron a la Junta de Elecciones de su condado para solicitar nuevas boletas. Entonces la Junta de Elecciones le envió una nueva boleta y ella la recibió el 10 de octubre.

Ella no recibió notificación de BallotTrax hasta unos días después de que envió por correo su segunda boleta, momento en el que le hizo saber que su boleta estaba en el sistema del Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS por sus siglas en inglés). Luego el 24 de octubre recibió un aviso de que había sido aceptada su boleta.

Mitchell no culpa al sistema de rastreo, pero dijo que las demoras del Servicio Postal crearon desafíos para el proceso de BallotTrax.

“Para mí, el USPS fue todo el problema; no sólo por ser más lento que nunca en mi vida, sino que casi parece perder o desviar las boletas a propósito”, dijo Mitchell. 

Rastreo de las papeletas

“BallotTrax habría sido de gran ayuda en teoría, pero parecía no haber coordinación entre el seguimiento de USPS y BallotTrax”, ella dijo.

“No entiendo por qué BallotTrax tiene la capacidad de reconocer cuando la boleta se envía al correo, pero no puede proporcionar un historial ubicación como lo hacen con el rastreo del correo Priority Mail”. 

BallotTrax, desarrollado por i3logix, una compañía de software con sede en Denver, Colorado, es uno de los varios sistemas de seguimiento de boletas utilizados por los estados y municipios para ayudar a los votantes a rastrear sus boletas en los últimos años. Carolina del Norte fue uno de los cinco estados que utilizó el software en todo el estado, en lugar de en condados seleccionados, durante el ciclo electoral de 2020. 

BallotTrax utiliza códigos de USPS para rastrear e informar cuándo se envía una boleta, cuándo se escanea una boleta dentro el USPS en su camino hacia un votante y cuándo llega a la oficina de elecciones. Las oficinas de la junta de elecciones de condado también registran manualmente información en BallotTrax sobre cuándo se ha aprobado y contado una boleta, o si hay problemas con una boleta. 

Cuando BallotTrax no tiene datos de USPS disponibles, el software aún puede utilizar su integración con el sistema de registro de votantes para proporcionar actualizaciones limitadas, según Steve Olsen, presidente de la compañía i3logix.

Para un votante como Mitchell que no recibió actualizaciones, el problema puede ser que no todos los condados usan los códigos de barras entrantes (conocidos como bar codes en inglés) necesarios para rastrear una boleta en su viaje de regreso, dijo Olsen.

“El código de barras entrante es más raro (que el saliente) y bastante complejo y costoso de incluir en el sobre por parte de la impresora”, dijo Olsen. “Por tanto, no se utiliza tanto. En este caso, las boletas no se pueden rastrear ni escanear hasta que lleguen a la oficina electoral “.

En cuanto a los problemas de cambio de dirección de Mitchell, dijo Olsen, los ajustes en torno a un cambio de dirección toman tiempo y “los mensajes eventualmente alcanzarán el estado correcto”. 

La falta de actualizaciones en su segunda votación podría deberse a que el sistema aún no había reconocido que la primera era inutilizable.

Las ventajas y desventajas

Antes de las elecciones, Pat Gannon, director de información pública de la Junta de Elecciones del Estado de Carolina del Norte, dijo: “BallotTrax tiene un tablero que le permite ver cuántas boletas hay en el sistema”. 

Sin embargo, los datos recopilados no fueron útiles para determinar cuántas boletas de votantes ausentes se entregaron y se contaron entre el día de las elecciones (el 3 de noviembre) y el día en que las boletas enviadas por correo dejaron de aceptarse, el 9 de noviembre. 

No había suficientes datos disponibles para determinar cuáles votaciones ausentes no fueron elegibles, cuáles no se aceptaron y cuáles estaban esperando ser entregadas antes del día del escrutinio.

Alissa Ellis, directora de abogacía de Democracy NC, dice que esto se debe en gran parte a que BallotTrax fue diseñado principalmente como un recurso para que los votantes rastreen las boletas individuales y no está diseñado para reportar datos agregados. 

“BallotTrax es una herramienta final para el usuario, por lo que es para que las personas verifiquen el estado de su boleta única usando su información de identificación personal”, dijo Ellis. 

Democracy NC se refirió al archivo de votantes del estado para obtener actualizaciones diarias sobre los datos de las boletas por correo.

“El archivo del votante es el archivo al que contribuye la junta de elecciones estatal, según las declaraciones a nivel del condado, y se puede descargar a medida que se actualiza con esa información”, dijo.

Ellis también dijo que el archivo de votantes también mostraba datos sobre cuándo se escaneó una boleta en el sistema de USPS usando un código de barras inteligente, así como cuándo la oficina de votación recibió una boleta y si fue aceptada o si necesitaba ser corregida por errores. Entonces el archivo de votantes, en lugar de BallotTrax, proporcionó la información agregada sobre las boletas electorales por correo. 

Sin embargo, el archivo de votantes tampoco podía proporcionar una imagen completa del número de boletas por correo pendientes. 

“Realmente no se sabe cuántas boletas pendientes hay hasta el día del conteo, francamente”, dijo Ellis, refiriéndose a la fecha en que los condados hacen oficial su recuento de votos.

Muchas personas solicitaron boletas en ausencia, pero finalmente eligieron votar en persona o no terminaron votando en absoluto. 

BallotTrax no se comunicó con el sistema del día de las elecciones que se utiliza para registrar los votos en persona, dijo Chris Cooper, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Western Carolina. 

“Si alguien solicita una boleta de voto ausente pero luego decide votar en persona, no hay forma de hacer una referencia cruzada”, dijo. La falta de referencias cruzadas hizo que fuera difícil saber hasta el día del escrutinio cuáles boletas por correo para excluir del conteo porque alguien decidió votar en persona.

Cualquier seguimiento de boletas informado a través del archivo de votantes tiene los mismos problemas que BallotTrax. Las actualizaciones de las boletas pueden retrasarse debido a demoras en el Servicio Postal. Ellis dijo que las demoras fueron tan severas que Democracy NC les dijo a los votantes que no llamaran a su junta de elecciones a menos que no hubieran escuchado una actualización tres semanas después de enviar su boleta.

Las actualizaciones tanto en BallotTrax como en el archivo de votantes también podrían haberse retrasado porque las oficinas de la juntas de eleccionas de condado no tuvieron tiempo para registrar inmediatamente las actualizaciones de las boletas en BallotTrax.

Como parte de un acuerdo legal, la Junta de Elecciones del Estado de Carolina del Norte extendió el plazo para recibir las boletas de votación en ausencia por correo hasta las 5 pm del 12 de noviembre, una medida legal que se permitió en las cortes supremas estatales y federales. 

El largo período de retorno significó que tomó más tiempo obtener resultados en 2020, dijo Ellis, pero la extensión “fue realmente genial para los votantes”.

Las boletas emitidas el día de las elecciones se recibieron y se contaron hasta el 9 de noviembre. Los votantes podían usar el tiempo adicional para corregir las boletas que tenían información faltante, como la dirección del votante, por ejemplo. 

La extensión puede haber provocado una demora en la notificación de los resultados, pero según Ellis, aseguró que se pudieran contar más votos emitidos legalmente, particularmente en los condados rurales donde es más probable que el correo se demore. 

Jessenia Eliza, directora de iniciativas gubernamentales en Democracy Works, una organización que desarrolló el software Ballot Scout, un rival de BallotTrax, dijo que el seguimiento de las boletas “aumenta la confianza de los votantes al permitirles verificar el estado de su boleta y abogar por sí mismos si ven que hay un problema con la entrega de su boleta “.

La Junta Estatal de Elecciones lanzó BallotTrax el 11 de septiembre, una semana después de que comenzara la votación por correo. Además del seguimiento de las papeletas, la junta estatal utilizó el software para combatir la privación de derechos y los problemas administrativos. 

BallotTrax se usó para confirmar y contar las boletas electorales enviadas por correo antes del día de las elecciones, pero no tenían matasellos, dijo Karen Brison Bell, funcionaria principal de elecciones en el estado. En el período previo a las elecciones, hubo cierta preocupación de que no hubiera forma de confirmar si las papeletas sin matasellos eran aceptables.

El 30 de septiembre, como parte de una demanda, Democracy North Carolina solicitó “que los condados usen números de teléfono, direcciones de correo electrónico y el sistema de seguimiento de boletas de Carolina del Norte, BallotTrax, para notificar a los votantes de posibles errores, sin depender únicamente del correo”. 

BallotTrax fue uno de varios métodos utilizados para complementar la carta oficial enviada a los votantes que necesitaban arreglar sus boletas con errores en el condado de Mecklenburg, el segundo más alto del estado para la votación por correo, según Kristen Mavromatis, gerente de información pública del Mecklenburg.

“Toda la información entró automáticamente en BallotTrax”, dijo. “La variable es que, a menos que el votante se registre, no vieron BallotTrax”.

Respondiendo a preguntas como “¿Dónde está mi boleta?” antes de que se les pida, BallotTrax reduce la carga de trabajo para las juntas de elecciones estatales y del condado y aumenta la transparencia para los votantes, dijo Olsen.

“Las cantidades de llamadas caen de uno de cada cuatro o cinco votantes o hasta uno de cada 20 votantes”, dijo. “El dato más interesante es la participación: la participación de votantes de BallotTrax es un 20% más alta en promedio que los votantes que no eligen usar el servicio”.

Brinson Bell informó que no se han tomado decisiones sobre si se va a continuar contratando con BallotTrax en el futuro en Carolina del Norte.