El virus de la hepatitis A causa una infección hepática. Los casos están aumentando en Carolina del Norte.

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

Eclipsada por una nueva ola de la pandemia del coronavirus, hay una enfermedad más pequeña pero aún mortal que los departamentos de salud de Carolina del Norte luchan por combatir: la hepatitis A.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), un brote de hepatitis A en Carolina del Norte comenzó el 1 de enero de 2018, lo que resultó en 855 casos. Casi dos tercios de ellos resultaron en hospitalizaciones, y se informaron 13 muertes.

La enfermedad viral afecta el hígado y puede causar dolor abdominal, fatiga, náuseas e ictericia, según los CDC.

Los números de casos varían enormemente en todo el estado.

El condado de Cumberland informó solo un caso, una tasa de 0,3 por 100.000 habitantes. En el otro extremo del espectro, el condado de Burke informó 59 casos, una tasa de 65,2 casos por 100.000 habitantes.

La mayoría de los casos se encuentran en el Piamonte y la parte occidental del estado.

Si bien los brotes relacionados con los alimentos y el agua pueden ocurrir y sí ocurren, en los Estados Unidos las personas se transmiten la mayoría de los casos entre sí.

En el condado de Catawba, se han registrado 67 casos desde que comenzó el brote, una tasa de 42 por 100.000 habitantes.

“Los casos de hepatitis A no son exclusivos del condado de Catawba, y hay un aumento tanto a nivel nacional como estatal en los casos de hepatitis A”, dijo Emily Killian, especialista en participación comunitaria del departamento de salud del condado de Catawba.

“En todo el estado, este aumento de la enfermedad se ha asociado con la transmisión de persona a persona, especialmente entre tres grupos de mayor riesgo: personas que consumen drogas; personas en situación de calle; y hombres que tienen sexo con hombres”, dijo.

“En el condado de Catawba, las personas en situación de calle y las personas que consumen drogas tienen el mayor riesgo y representan la mayoría de nuestros casos. Sin embargo, estas no son las únicas personas que se han visto afectadas “.

Causas del aumento

Algunos condados vieron un incremento de casos en 2020 y 2021.

“Desde COVID, el condado de Burke también ha visto un aumento en el uso de drogas”, dijo Ashley Jarrett, enfermera de enfermedades transmisibles del departamento de salud del condado de Burke. Jarrett citó una posible “correlación entre los dos, pero acabamos de notar esa tendencia”.

En Catawba, poco más de la mitad de los 67 casos notificados desde abril de 2018 ocurrieron solo el año pasado.

“El condado de Catawba experimentó un aumento dramático de casos en 2020”, dijo Killian. “En 2018 y 2019, recibimos un reporte de hepatitis A aguda cada año; en 2020, recibimos 34 reportes”.

El condado de Gaston también experimentó un aumento, con 33 casos reportados en el condado de 2018-20. 

Al 9 de junio, Gaston tenía un total de 78 casos (una tasa de 34,7 por 100.000) desde 2018, según datos estatales.

“En verdad nunca habíamos visto algo como esto”, dijo Ellen Wright, supervisora ​​de enfermedades transmisibles del departamento de salud del condado de Gaston, en un comunicado de prensa en mayo.

“Los números de casos son los más altos que hemos visto y siguen subiendo. Si bien nuestra población que está sin hogar, las personas encarceladas y las personas que consumen drogas son las más afectadas en este momento, solo se necesita una persona que trabaje en un restaurante u otra industria pública para causar un brote comunitario a gran escala. Tenemos que hacer todo lo posible para vacunar a las personas de alto riesgo para poder prevenir la propagación”.

En el condado de Caldwell, se habían registrado otros cuatro casos hasta el 1 de julio, lo que eleva las cifras a 42 desde el 1 de abril de 2018, según Anna Martin, directora de salud pública del departamento de salud del condado de Caldwell. La tasa del condado era de al menos 46 por 100.000 habitantes.

“La mayoría de nuestros casos de hepatitis involucran a personas involucradas en el abuso de sustancias, específicamente metanfetaminas”, dijo Martin el jueves.

“Descubrimos que muchas personas con casos positivos son renuentes a discutir las circunstancias de su exposición y posibles contactos a esta enfermedad, que retrasa o previene la profilaxis con vacunas”.

El problema no se limita a Carolina del Norte.

En el inicio de julio, hubo 26 estados que tenían brotes, según los CDC. Otros nueve tenían un “fin declarado” del brote; las fechas de finalización informadas variaron desde el 11 de abril de 2018 hasta el 1 de febrero de este año.

Los 35 estados han visto un total de 39,903 casos reportados desde el inicio oficial de los brotes, que varían según el estado, con 24,305 hospitalizaciones y 376 casos que terminaron en muerte.

La lucha contra la enfermedad

Las personas que pertenecen a grupos de alto riesgo de contraer la enfermedad a menudo pueden recibir vacunas gratuitas.

“El estado ha asignado vacunas gratuitas contra la hepatitis A”, dijo Jarrett.

“Es una vacuna que brinda un 95% de protección contra el virus de la hepatitis A para aquellos que aún no han contraído el virus de la hepatitis A y cumplen con el uso de drogas (pueden ser inyectables o no inyectables), están experimentando situaciones de calle o una situación de vida inestable, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres o están en contacto con una exposición confirmada a la hepatitis A”.

En Burke, el departamento de salud ofreció una vacuna y otras formas de prevención. El  departamento trabaja con otras organizaciones para ayudar a distribuir la vacuna.

“Y luego, cada vez que salimos, brindamos toda nuestra educación sobre quién está en riesgo, quién califica (para la vacuna gratuita) y qué puede hacer para prevenir (la hepatitis A)”, dijo Jarrett.

“Y luego, al respecto con gente en situación de calle, vamos a ir a los refugios y ofrecer las vacunas gratis allí y también hablar con ellos, particularmente sobre higiene y cómo prevenir la enfermedad”.

Jarrett dijo que ha notado lo que parece ser una renuencia por parte de algunas personas a acercarse a los proveedores de atención médica con problemas.

Los funcionarios del departamento de salud deben reunirse con los posibles pacientes donde estén, dijo.

En mayo, Burke tuvo una tasa de infección de 63 por 100.000 habitantes, según Jarrett. La tasa era de 65,2 al 9 de junio.

Con las vacunas ahora ampliamente disponibles para COVID-19, Jarrett espera que Burke pueda concentrarse más en la hepatitis A.

“COVID consumió muchos de nuestros recursos durante mucho tiempo”, dijo Jarrett.

“Desafortunadamente, no teníamos mucho apoyo laboral para abordar la vacunación intensiva en la comunidad. Todavía se lo ofrecimos a cualquiera que quisiera venir y vacunarse “.

En Caldwell, el condado también se ha acercado a la comunidad a través de asociaciones locales.

“El condado de Caldwell ha proporcionado clínicas de vacunación contra la hepatitis A en Leo’s Place (refugio para personas sin hogar en Lenoir), Caldwell House (Centro de recuperación de abuso de sustancias) y nuestro comedor social Lenoir”, dijo Martin por correo electrónico.

En Catawba, Killian dijo que parte del aumento puede deberse a una mayor detección.

“El aumento de la tasa del condado de Catawba es multifactorial”, dijo Killian por correo electrónico.

“Algunos factores que podrían estar en juego incluyen pruebas mejoradas, ya que el condado de Catawba tiene un sólido programa de salud para usuarios de drogas y agrupaciones que se basan en dinámicas de grupo dentro de poblaciones en riesgo. En respuesta, hemos alentado a las personas de estos grupos de mayor riesgo a que reciban las vacunas contra la hepatitis A, que se ofrecen sin costo a las personas de estos grupos “.

Catawba utilizó asociaciones para llegar a comunidades marginadas.

“Nuestra estrategia ha sido colaborar y trabajar a través de organizaciones comunitarias e individuos en quienes se confía en estas comunidades a veces difíciles de alcanzar”, dijo Killian.

El departamento también “convocó a una coalición local de hepatitis que incluye proveedores de enfermedades infecciosas, proveedores de tratamiento por uso de sustancias, intercambio de jeringas y otros interesados claves para abordar el aumento del número de casos de hepatitis”, dijo Killian. 

“Nuestra clínica de salud para adultos evalúa a las personas en busca de un mayor riesgo y las deriva a vacunas si es necesario”, agregó Killian.

“También hemos tomado una precaución adicional al compartir información con los proveedores de cuidado infantil que cambian pañales porque esta es también una forma en que la hepatitis A se puede propagar en una comunidad”.

Reconociendo los signos

Aunque la tasa de infección reportada aumentó en Carolina del Norte, es imposible saber cuántos casos de hepatitis A nunca se reportan.

“La mayoría de los casos de hepatitis A que he investigado se quejan de náuseas, vómitos y dolor abdominal severo en el cuadrante superior derecho”, dijo Martin, director de salud pública en Caldwell.

Mientras que algunas personas pueden necesitar hospitalización, dijo, la mayoría se recupera en casa, lo que dificulta el seguimiento del virus.

Dado que los síntomas pueden ser similares a los de muchas otras enfermedades, dijo Jarrett, es posible que algunos no busquen tratamiento si confunden su enfermedad con la gripe o un virus estomacal.

Para quienes están en riesgo, la prevención es imperativa.

Si bien la vacuna ofrece una protección sólida, el alcance comunitario es una de las herramientas clave para frenar el brote, dijo Jarrett.

“He notado … que salir a la comunidad y volverte accesible a los demás, mostrar tu rostro y construir una relación con aquellos que están en riesgo definitivamente ha aliviado parte de esa barrera para que ellos se acerquen a nosotros”, dijo.

Imari Scarbrough

Imari Scarbrough is a contributing writer to Carolina Public Press. Email her at imari.scarbrough@gmail.com