Vehículos grandes ​​trabajan en la distancia para apuntalar una carretera de montaña en la comunidad rural de Cruso en el condado de Haywood, que quedó gravemente dañada por las inundaciones de la tormenta tropical Fred en agosto de 2021. Foto cortesía de Steve Chaney

Every day, our journalism dismantles barriers and shines a light on the critical overlooked and under-reported issues important to all North Carolinians.

Before you go …

If you like what you are reading and believe in independent, nonprofit, nonpartisan journalism like ours—journalism the way it should be—please contribute to keep us going. Reporting like this isn’t free to produce and we cannot do this alone. Thank you!

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

El gobierno estatal de Carolina del Norte está extendiendo una mano solidaria a las víctimas de la tormenta tropical Fred del año pasado, a quienes se les pudo haber negado la ayuda federal. 

Semanas después de que la tormenta tropical Fred sacudió la región occidental de Carolina del Norte el 16 y 17 de agosto del 2021, trayendo lluvias sin precedentes y cobrando las vidas de seis personas, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) desplegó personal para evaluar los daños y calcular cuánta asistencia financiera se necesitaba.

A medida que los residentes de esa región comenzaron a solicitar los fondos, muchos encontraron que el proceso era más complicado de lo esperado. 

“Tenías que encontrar (FEMA) y, a menos que tuvieras una computadora o algo así, realmente no sabías dónde encontrarlos”, dijo Steve Chaney . 

Después de que Chaney presentó su solicitud, sus frustraciones con FEMA empezaron.

Chaney estima que la tormenta tropical Fred causó daños por valor de más de $10,000 en el techo, el camino de entrada y el manantial de su casa en Cruso, una pequeña comunidad montañosa en las afueras del municipio de Canton.

Sin embargo, FEMA entregó a Chaney un cheque por solo $312 después de evaluar su casa. En un instante, había desaparecido su esperanza de reparar su casa de siete años.

“Parecía que (FEMA) solo quería que salieras y obtuvieras préstamos”, dijo.

Chaney no es la única persona que ha tenido dificultades con la asistencia federal. 

Las pautas federales requieren documentación específica y el COVID-19 ha impedido la colaboración en persona. Estos problemas han dificultado la obtención de fondos de FEMA para el gobierno local, dijo el director de servicios de emergencia del condado de Haywood, Travis Donaldson.

“No es sólo del lado del público en general”, dijo. “Hay tantos obstáculos que el gobierno tiene que superar, así que compartimos esa frustración”.

Ayuda estatal para las víctimas de las inundaciones

La legislatura de Carolina del Norte ha procurado aliviar estas frustraciones y acelerar la curación de los cientos de familias del área occidental de Carolina del Norte cuyos hogares fueron destruidos o dañados. Los legisladores estatales asignaron aproximadamente $72 millones a la ayuda para la tormenta tropical Fred en su presupuesto del año fiscal 2022-23. 

Gran parte de la asignación del estado se destina a ayudar a los esfuerzos de FEMA y financiar proyectos de recuperación del gobierno local. Sin embargo, el presupuesto reservó $44 millones para propietarios individuales a través del Programa de Recuperación Residencial de la Tormenta Tropical Fred, o RRP por sus siglas.

“Esa recuperación podría representar reparaciones en su hogar”, dijo Nels Roseland de la oficina estatal de administración y presupuesto. “Si su hogar fue totalmente destruido, podría reconstruir o reemplazar su hogar.”

“Dada la zona muy montañosa que existe, todos tienen alcantarillas, puentes y arroyos en sus propiedades. Hubo muchos daños en esas estructuras, por lo que también se proporcionó financiación para carreteras y puentes privados”.

El Programa de Recuperación Residencial funciona como una beca: aquellos que reciben el dinero no estarán obligados a devolverlo. 

Cualquier residente de Carolina del Norte que es dueño de vivienda y haya vivido en ella en la región dañada por la tormenta tropical Fred y que tenga un ingreso familiar menor de $94,100 puede solicitar fondos siempre y cuando sea propietario de la vivienda. 

El objetivo del programa, dijo Roseland, era llenar los vacíos dejados por FEMA. Las personas que solicitaron ayuda federal pueden solicitar fondos del RRP, pero el estado no pagará ningún trabajo que FEMA haya acordado financiar. 

“Para la asistencia de reparación, la cantidad máxima que FEMA puede reembolsar o pagar a las personas a través de su programa es un poco menos de $36,000”, dijo. 

“Nuestro programa puede brindar asistencia adicional, pero depende del propietario individual y de cuánto daño sufrió”.

Las solicitudes para el programa se abrieron el 10 de enero. Desde entonces, Roseland dijo que el estado ha recibido 320 solicitudes con solicitudes de asistencia que van desde $1,500 a $150,000.

Solo los residentes del condado de Haywood han compensado 120 de las solicitudes recibidas hasta ahora. 

Ya que el programa comenzó hace apenas un mes, Roseland no tenía la cantidad exacta en dólares de asistencia otorgada hasta ahora a las 42 solicitudes aprobadas. Dijo que la solicitud promedio fue de $30,000, lo que pondría la ayuda total proporcionada en los primeros 30 días en $9.6 millones si se aprueban todas las solicitudes.

“Justo ayer, 50 personas vinieron a la oficina sin cita previa del condado de Haywood. Hoy tuvimos 20 solicitudes entre en línea y sin cita”, dijo el 10 de febrero. 

“Tenemos un equipo que trabaja hasta altas horas de la noche y los fines de semana haciendo todo lo posible para ayudar a la gente porque la gente en el oeste de Carolina del Norte ha estado esperando”.

Pero el proceso de solicitud lleva mucho tiempo para el estado, lo que podría causar un retraso en el momento en que las víctimas de las inundaciones reciban la ayuda. 

Después de recibir una solicitud, la oficina de presupuesto del estado debe revisarla, y luego dar seguimiento al solicitante e ir a la propiedad para evaluar los daños. Luego trabajan con los solicitantes para seleccionar un contratista. Para proyectos de recuperación menores, el estado se asoció con la organización sin fines de lucro Baptists on a Mission para proporcionar voluntarios.

Roseland estimó que el estado tardaría de dos a tres años en distribuir todos los fondos. El programa terminará cuando se hayan gastado los $44 millones. 

Comunicación con los solicitantes de asistencia

Si bien RRP es una oportunidad de respiro para los residentes del oeste de Carolina del Norte que todavía están lidiando con las secuelas de la tormenta, es posible que muchos no sepan que existe esa fuente de financiación. 

Chaney, quien todavía tiene que arreglar su manantial dañado por la inundación para llevar agua limpia a su casa, no sabía sobre RRP hasta que habló con Carolina Public Press para este artículo. 

“Vemos las noticias todas las mañanas y no hemos escuchado nada al respecto”, dijo.

Durante una entrevista, el señor ante le preguntó a su pareja si conocía de ese programa.

“Ella tampoco”.

Roseland dijo que dado que RRP es nuevo, la oficina de presupuesto del estado aún está estableciendo formas de difundir el conocimiento sobre el programa. 

“Hemos trabajado con algunos comunicados de prensa”, dijo. “No somos FEMA con semejante personal de relaciones con la prensa.

“Lo que encontramos es que una vez que estamos trabajando directamente con la gente, están hablando con sus vecinos. El boca a boca es una de las cosas más efectivas sobre cómo nuestro equipo hace todo lo posible para ayudar a las personas. Nuestra forma más sencilla de hacer correr la voz es que los vecinos se lo digan a sus vecinos”.

Pero Chaney dice que el boca a boca no es suficiente para comunicar tal oportunidad de reparar una región que sufrió daños por más de $1.3 mil millones, según los Centros Nacionales de Información Ambiental (NCEI, por sus siglas en inglés.)

“El gobierno sólo está dependiendo de la comunicación comunitaria”, dijo Chaney. “Están diciendo, ‘Está bien, haremos esto por ti. Ahora ve a decírselo a todo el mundo … (deberían) ir a los medios locales y tener una reunión en el ayuntamiento o algo donde puedan explicar estas cosas.”

“Es un juego de adivinanzas porque nadie sabe a dónde ir, qué hacer o cómo hacerlo”.

Se puede solicitar el Programa de Recuperación Residencial de la Tormenta Tropical Fred visitando www.tsfred.nc.gov, enviando un correo electrónico a TSFred@nc.gov o llamando al 844-935-1744. Solicite en persona en el tercer piso del Palacio de Justicia Histórico del Condado de Haywood, 215 N. Main St., Waynesville.

Shelby Harris

Shelby Harris a Carolina Public Press staff writer, based in Asheville. Email her at sharris@carolinapublicpress.org to contact her.