La cárcel del condado de McDowell en Spaulding Road en el municipio Marion. Colby Rabon/Carolina Public Press

Every day, our journalism dismantles barriers and shines a light on the critical overlooked and under-reported issues important to all North Carolinians.

Before you go …

If you like what you are reading and believe in independent, nonprofit, nonpartisan journalism like ours—journalism the way it should be—please contribute to keep us going. Reporting like this isn’t free to produce and we cannot do this alone. Thank you!

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

La cárcel del condado de McDowell en el municipio Marion está actualizando sus tecnologías, gracias a fondos federales cuyos objetivos originales son para la salud y la recuperación económica de la pandemia.

Usando los fondos proporcionados por todo el país por la Ley del Plan de Rescate Estadounidense (ARPA, por sus siglas en inglés) de aproximadamente $8.8 millones del condado, el condado de McDowell planea comprar un escáner de cuerpo completo utilizado para detectar el contrabando que los reclusos meten cuando ingresan a la cárcel.

Un proceso de licitación formal para el escáner comenzó el 26 de enero, dijo Karen Morgan del departamento de finanzas de McDowell. El condado recibió ofertas de Blairsville Pack & Ship por $159,000 y Point Security Inc. por $139,559. 

La junta de comisionados del condado de McDowell aprobó gastar hasta $150,000 durante una reunión en octubre 2021 después de que su sheriff Ricky Buchanan dijo que ese aparato podría prevenir la propagación de COVID-19 al reducir el contacto cercano durante los cacheos y tomas de temperatura de los reclusos. 

“El sheriff tiene la responsabilidad de la seguridad del personal y de los detenidos allí, por lo que busca es tener, cuando sea posible, tecnología que permita un contacto reducido”, dijo Ashley Wooten, administradora del condado.

“(Estas compras están) tomando algunas pequeñas medidas para reducir algunos de los riesgos que ingresan a las instalaciones”.

La prevención del coronavirus

El interés en un aparato que podría mitigar la propagación de COVID-19 tiene sentido para esta cárcel, que ya se adhiere a varios protocolos de COVID. 

Según Buchanan, los 27 diputados que trabajan en las instalaciones carcelarias “deben usar una máscara” y se les tomará la temperatura al comienzo de cada turno. 

“Las máscaras también están disponibles para los reclusos, y hemos hecho oportunidades disponibles para que los reclusos se vacunen si lo desean”, dijo. 

No se sabe qué tan efectivas han sido estas medidas, ya que Buchanan dijo que el departamento del sheriff no tiene “un informe específico que indique cuántos reclusos/empleados dieron positivo, fueron hospitalizados o murieron como resultado de COVID”.

El edificio de administración del condado de McDowell en Marion. Colby Rabon / Carolina Public Press

Aunque Buchanan les dijo a los funcionarios locales que un escáner de cuerpo completo que toma la temperatura de los reclusos podría minimizar el coronavirus en la cárcel, hay poca evidencia de que los escáneres realmente paren el aumento de infecciones.

Si bien las tres cárceles en el oeste de Carolina del Norte que actualmente usan escáneres de cuerpo completo (las cárceles de los condados de Buncombe, Cherokee y Transylvania), esas fueron previamente reportadas como sitios con brotes de COVID en un informe publicado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte el 22 de febrero. 

Sin embargo, la solicitud de propuestas del condado de McDowell para el escáner describe a ese aparato como “un nuevo protocolo de seguridad para reducir los riesgos para la salud del personal del centro de detención y la población de reclusos”.

La prevención del contrabando 

Un escáner de cuerpo completo podría garantizar la seguridad contra las drogas ilícitas y las armas traídas a la cárcel, según las autoridades.

El contrabando, según Brad Deen del departamento de seguridad pública de Carolina del Norte, es una “preocupación mayor” para las instalaciones carcelarias. 

“Los artículos de contrabando amenazan la seguridad tanto del personal como de los delincuentes”, dijo Deen. “Las sobredosis han matado a los delincuentes. Las malas reacciones a las sustancias han causado violencia y lesiones. Las rivalidades por el control del comercio de contrabando pueden volverse violentas.”

“El contrabando también representa un peligro para las comunidades por fuera, ya que los celulares permiten manejar empresas criminales desde dentro de la prisión”.

El departamento de seguridad pública del estado no supervisa las cárceles del condado, cuyas autoridades son de los gobiernos locales. Pero ese departamento está a cargo de las prisiones del estado, que no utilizan escáneres de cuerpo completo como el que se ha propuesto para la cárcel de McDowell. 

“El sistema penitenciario tiene detectores de metales en las entradas de todas las prisiones”, dijo John Bull, portavoz del departamento de seguridad.

“También se utilizan arcos detectores de metales dentro de algunas de las prisiones, generalmente prisiones de mayor custodia. Es posible que se requiera que personas pasen por esos detectores de metales, y las varillas detectoras de metales portátiles son de uso común en todo el sistema penitenciario”.

Aunque los reclusos que traen contrabando a las cárceles pueden representar una amenaza para la seguridad, no está comprobado que es una amenaza mayor en la cárcel del condado de McDowell. 

Un letrero fuera de la cerca de la parte de detención del Centro de Cumplimiento de la Ley del Condado de McDowell en Marion anunciaba acceso limitado. Colby Rabon / Carolina Public Press

La comandante Shanon Smith de la división de investigación criminal de la oficina del sheriff de McDowell dijo que el departamento no pudo obtener informes que mostraran la frecuencia con la que se ha introducido contrabando en la cárcel del condado en los últimos años. 

“Simplemente de memoria puedo recordar numerosos cargos de arrestados que intentaron introducir contrabando (drogas, armas, teléfonos celulares) en nuestra cárcel, pero no tenemos la capacidad de darle una cifra exacta”, dijo Smith.

El uso de fondos federales para un escáner

Aunque es posible que un escáner de cuerpo completo pueda mitigar infecciones de COVID y evitar que el contrabando ingrese a la cárcel, se podría generar escepticismo al comprar esa maquinaria con fondos ARPA  dirigidos por el gobierno para servir a la gente en la pandemia.

El gobierno del condado no padeció de un impacto financiero mayor por la pandemia, según una auditoría de 2021 que mostró que la posición neta del condado aumentó en más de $6.5 millones.  

Sin embargo, eso no significa que muchos residentes del condado estén salvos de dificultades económicas. Según los datos del censo, el condado de McDowell tiene una tasa de pobreza del 15,2%, relativamente más alta que la tasa estatal del 12,9%.

El centro del municipio de Marion el 22 de febrero de 2022. Colby Rabon/Carolina Public Press

Los gobiernos locales pueden usar los fondos de ARPA para ayudar a las familias de bajos ingresos afectadas por la pandemia a través de programas de vivienda, alimentos y asistencia en efectivo. Así se describe en las reglas del departamento del tesoro de EE. UU. para el gasto de fondos ARPA.

El condado de McDowell está utilizando el dinero de ARPA para otras iniciativas, como una expansión del sistema de agua de $5 millones, incentivos de vacunas de $500 para empleados del condado y pago de prima para trabajadores esenciales, que totalizaron $83,000 al 2 de febrero, según la directora financiera Alison Bell.  

Los comisionados también destinaron $100,000 para un área techada para picnics en el centro recreativo del condado. Wooten dijo que el condado está considerando abrir solicitudes para organizaciones sin fines de lucro para acceder a fondos de ARPA.

Si bien estos gastos parecen estar más de acuerdo con el objetivo original de ARPA de recuperación comunitaria de la pandemia, la compra de un escáner de cuerpo completo para la cárcel es igualmente legal. El condado clasifica la compra como un gasto para la salud pública, uno de los cuatro destinos para  ARPA aceptables descritos en las pautas federales. 

“En este momento, tenemos (el escáner) bajo (la categoría de) salud pública”, dijo Wooten. “Hay una subcategoría para mejoras de edificios. Parte de la orientación (federal) ha cambiado, pero eso parecía ser lo más cercano a esa asignación”.

McDowell no es el único condado del oeste del estado que usa ARPA para fines carcelarios. El condado de Jackson está utilizando sus fondos federales en cámaras corporales y un sistema Taser para sus oficiales y los planes generales de ARPA del condado de Polk incluyen fondos para proyectos de capital de cárceles, proyectos especiales de cárceles y proyectos de capital del departamento del sheriff. 

La administradora del condado de Polk, Marche Pittman , dijo que aún no se han determinado proyectos específicos dentro de estas categorías.

¿Podrían estos condados hacer un mejor uso de su único dinero dirigido a la recuperación de la pandemia? Mientras que los condados se mantengan dentro de las pautas del departamento del tesoro federal, ningún gasto de ese dinero está equivocado, afirmó Wooten.

“Todo depende de cómo la comunidad, que normalmente se refleja en el liderazgo gubernamental, se refleja en las prioridades (del condado)”, dijo la administradora.

“Entonces, con algo como un escáner de cuerpo completo, tiene sentido en cuanto a la prevención de enfermedades y seguridad para alguien desde la perspectiva de una detención. Para alguien que dice: ‘Tal vez ese (financiamiento) podría usarse de una manera diferente’, esa persona con un punto de vista diferente probablemente no lo verá de la misma manera. Son diferentes prioridades y perspectivas”.

Shelby Harris

Shelby Harris a Carolina Public Press staff writer, based in Asheville. Email her at sharris@carolinapublicpress.org to contact her.