Una casa en la región montañosa del norte del condado de Haywood en donde al igual que otras áreas rurales que dominan el condado, el acceso a Internet de banda ancha es escaso. Mark Darrough/Carolina Public Press

Every day, our journalism dismantles barriers and shines a light on the critical overlooked and under-reported issues important to all North Carolinians.

Before you go …

If you like what you are reading and believe in independent, nonprofit, nonpartisan journalism like ours—journalism the way it should be—please contribute to keep us going. Reporting like this isn’t free to produce and we cannot do this alone. Thank you!

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

Cuando la pandemia mandó a Sally Weldon a casa para trabajar durante 18 meses, tenía que desconectar todos los aparatos que usan Internet con la excepción de su computadora antes de comenzar su día.

Ese inconveniente es debido a que Weldon se radica en las montañas del condado de Buncombe a las afueras de Weaverville, donde siempre hay acceso limitado al Internet. 

En su caso, eso significa no más de un dispositivo conectado al Internet si necesita hacer su trabajo como profesional de tecnología de la información. 

“Mi nieta estuvo de visita desde Corea del Sur por un tiempo y tuvo que hacer una clase virtual, por lo que ella y yo tuvimos que intercambiar quién estaba usando el Internet”, dijo Weldon.

Weldon es uno de los muchos residentes del oeste de Carolina del Norte que luchan por tener una conexión al Internet constante debido a la falta de infraestructura de banda ancha en la región, especialmente en las zonas montañosas o rurales. 

Algunos gobiernos locales de esta región buscan aliviar este problema con la ayuda de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense (ARPA, por sus siglas en inglés), fondos federales destinados a ayudar a la nación a recuperarse de la pandemia de COVID-19.

Según el Departamento del Tesoro de EE. UU., la expansión de la banda ancha es una de las formas aceptables de gastar el dinero de ARPA ya que la pandemia destacó la importancia del acceso generalizado a Internet, ya que el trabajo y la escuela dependieran en gran medida del servicio del Internet.

“La urgencia de la brecha digital se hizo realmente clara”, dijo Nate Denny, el secretario de banda ancha y equidad digital del departamento de tecnología de información de Carolina del Norte.

“Si tienes un par de hijos cursando la escuela desde sus casas virtualmente, un par de padres trabajando desde casa y pretendes ver al pediatra de su hijo en una aplicación de telemedicina, se necesitan velocidades (de Internet) mucho más altas”.

La pandemia y la importancia de la banda ancha

Con los niños ingresando a la escuela desde sus cocinas y una miríada de profesionales trabajando en sus salas en vez de sus oficinas, quedó claro para los gobiernos locales, especialmente aquellos que presiden las áreas rurales, que no solo debería haber acceso al Internet en todas partes, pero también acceso a buen Internet en todas partes. 

El condado de Buncombe, donde el departamento de tecnología de información del estado informa que solo el 0,15% de los residentes no tienen acceso al Internet, está utilizando una parte de sus fondos ARPA para mejorar las conexiones al Internet de bajo rendimiento. 

Aunque solo un pequeño porcentaje en el condado carece por completo de acceso al Internet, no tienen acceso a banda ancha de alta velocidad y calidad.

“La mayoría del país están servidos porque pueden obtener algo”, dijo Tim Love, director de desarrollo económico del condado de Buncombe. 

Love se refirió a la definición de “servidos” de la Comisión Federal de Comunicaciones en el sentido de una conexión de 25 megabits por segundo para descargar y 3 Mbps (megabits por segundo) por segundo para descargar, suficiente para que un dispositivo transmita un programa.

“La cuestión es que puedes usar 25/3 megabits si quieres, pero en realidad, eso no es lo suficientemente bueno. No puede participar en varias llamadas de Zoom. No puedes tener un niño en casa (haciendo tareas virtuales). No se puede administrar una pequeña empresa”.

El condado de Buncombe, según el director, está siguiendo diferentes criterios para lo que se considera un Internet aceptable: 100 Mbps por 20 Mbps, o suficiente para que varios aparatos accedan al Internet al mismo tiempo. 

Según el departamento de tecnología de información del estado, alrededor del 92% del condado de Buncombe tiene esta velocidad de Internet.

Pero el porcentaje es significativamente más bajo en otras áreas del oeste de Carolina del Norte, como el condado de Graham, donde solo el 5% tiene 100/20 Mbps.

Según los datos del censo, aproximadamente el 22 % de los hogares en los 18 condados del oeste de Carolina del Norte no tienen acceso a cable de banda ancha, líneas de fibra óptica o líneas de suscriptores digitales, que se consideran los proveedores de acceso a Internet más estables y es más probable que ofrezcan 100/20 Mbps.

Los medios del cable, la fibra y el DSL usan infraestructura externa como cables subterráneos para brindar Internet rápido y son instalados por compañías de Internet, como Spectrum y AT&T. 

Esta infraestructura es común en las ciudades densamente pobladas, pero no en los hogares rurales como el de señora Weldon.

Estos hogares tienen que obtener acceso a Internet de otros servicios, como los satélites. Los datos del censo muestran que aproximadamente el 10% de los hogares de esta región usan un proveedor de Internet satelital.

Pero Weldon no tiene acceso a internet satelital debido a la espesa capa de árboles que rodea su casa. En cambio, obtiene el servicio de Internet a través de Frontier Communications, que puede obtener porque también tiene una línea telefónica residencial.

“Nos toca alrededor de un punto de 8 megabits por segundo”, dijo Weldon. “Todavía se puede hacer cosas como … Hulu y Netflix como todos los demás. Pero tampoco revisamos nuestro teléfono, correo electrónico o Facebook en nuestros teléfonos mientras eso está sucediendo, o (el Internet) se corta. El Internet a través de una línea telefónica ya no es un recurso confiable”.

Fondos ARPA para la banda ancha

Para ayudar a los habitantes rurales, algunos gobiernos locales del oeste de Carolina del Norte están comprometiendo parte de sus fondos de ARPA para proyectos de infraestructura de banda ancha. 

Los condados de Buncombe, Haywood, Rutherford y Transylvania han asignado o destinado dinero para la iniciativa. 

Buncombe, Haywood y Transylvania aprobaron el uso fondos ARPA para emparejar una subvención titulada Cultivando  Economías Rurales Con Acceso a la Tecnología (GREAT, por sus siglas en inglés). Este programa cuenta con que el estado trabaje con proveedores de Internet para expandir el acceso de banda ancha. Los gobiernos locales emparejan lo que el estado invierte en la GRAN subvención. 

Aunque otros condados de la región no han asignado fondos federales de recuperación a proyectos de banda ancha, aún pueden ver que ARPA beneficia su accesibilidad y calidad de Internet, ya que el gobierno estatal ha destinado más de $5 mil millones para ese fin.

El estado distribuyó una parte de sus fondos de ARPA a localidades que no recibieron los fondos directamente del gobierno federal. Además de esto, bajo las recomendaciones del gobernador Roy Cooper, la legislatura estatal dividió los dólares restantes de ARPA en programas estatales, incluida la expansión de banda ancha. 

Denny, el secretario estatal de la banda ancha, dijo que $350 millones del dinero de ARPA del estado se destinarán a apoyar la subvención GREAT.

Al igual que el condado de Buncombe, Carolina del Norte reconoce la desconexión entre lo que se considera la población “servida” y la priorización de proyectos que llevan Internet de 100/20 Mpbs a los hogares, dijo Denny.

Además de la subvención GREAT, el estado también está utilizando los fondos de ARPA para trabajar con los gobiernos locales a través de un programa de acceso completo de banda ancha de $400 millones en el que los gobiernos locales pueden trabajar directamente con los proveedores de Internet para ampliar y mejorar el acceso.

Un proyecto llamado Broadband Stop Gap Solutions de $90 millones también permitirá a los gobiernos locales más libertad para trabajar directamente con los proveedores para identificar problemas específicos de banda ancha. 

A pesar de estos programas, las soluciones que significan una conexión sólida a Internet pueden parecer lejanas a personas como Weldon y sus vecinos, quienes discuten a menudo sobre opciones para mejorar sus conexiones. 

Rápidamente se les acaban las ideas y no les quedan más opciones que su Internet irregular a través de líneas telefónicas o satélites. 

“Estoy pensando en ello, tratando de evitar que mi esposo haga algo impaciente, como ordenar un servicio de Internet satelital que no va a funcionar para nosotros y con el cual tuviéramos un contrato de cuatro años”, dijo Weldon.

La dedicación de los fondos federales para el alivio económico de COVID para resolver el problema de la banda ancha hace que Weldon tenga esperanza. 

Esa esperanza consta de que los estudiantes no sean expulsados ​​​​de su clase virtual de álgebra, que sus colegas profesionales no se queden mirando una pantalla de videollamada congelada, y que ella nunca tendrá que pedirle a su esposo que apague su teléfono para que ella pueda trabajar en su computadora.

“Si la electricidad puede llegar a alguna parte, entonces el Internet también debería estar allí”, dijo Weldon. “Y debería ser internet de calidad”.

Shelby Harris

Shelby Harris a Carolina Public Press staff writer, based in Asheville. Email her at sharris@carolinapublicpress.org to contact her.