La presa de Lake Lure crea el lago homónimo de la ciudad del condado de Rutherford, visto aquí el 24 de marzo de 2022. Desafortunadamente, el lago se está filtrando en el sistema de alcantarillado envejecido debajo del lago, creando problemas de tratamiento de agua y obligando a una costosa sustitución del sistema. Colby Rabon / Carolina Public Press

Every day, our journalism dismantles barriers and shines a light on the critical overlooked and under-reported issues important to all North Carolinians.

Before you go …

If you like what you are reading and believe in independent, nonprofit, nonpartisan journalism like ours—journalism the way it should be—please contribute to keep us going. Reporting like this isn’t free to produce and we cannot do this alone. Thank you!

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

La larga y costosa lista de reparaciones de alcantarillado de Lake Lure se redujo un poco con la ayuda del dinero federal dirigido a la recuperación económica de la pandemia.

Poco después de recibir su primera cuota de los fondos de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense (ARPA, por sus siglas en inglés), el ayuntamiento de la ciudad de Lake Lure eligió usar la totalidad de sus aproximadamente $368,000 para reparar más de 60 pozos de acceso en el lago de 700 acres y sus alrededores en el condado de Rutherford. 

Reparar las alcantarillas que conducen a tuberías de alcantarillado subterráneas ha sido una de las principales prioridades del condado durante más de dos años, señaló la alcaldesa de Lake Lure, Carol Pritchett. 

“Estas alcantarillas son lo que conecta cada propiedad en el sistema de alcantarillado con las líneas de alcantarillado que van desde el fondo del lago hasta la planta de tratamiento de aguas residuales”, explicó Pritchett. 

“Las alcantarillas están envejecidas y tenían goteras”.

Desgaste del sistema de alcantarillado

El lago Lure, que tiene 30 metros de hondo en su punto más profundo, produce suficiente presión de agua para evitar que las aguas residuales se filtren al lago a través del sistema de alcantarillado submarino.

Más bien, el agua del lago se ha estado filtrando en las líneas de alcantarillado.

“La gente dice: ‘Oh, Dios mío, la alcantarilla se está derramando hacia el lago’. Es al revés, es el lago el que se derrama hacia el alcantarillado”, dijo Pritchett. 

Ella dijo que la fuga de agua no tiene ningún efecto negativo en el lago ni en los residentes de la ciudad.

“Es por eso que llevo a mis nietos a nadar en el lago todos los días que están aquí por 12 horas al día”.

La área pública de natación y recreación en Lake Lure el 24 de marzo de 2022. Debido a que el lago se está filtrando en el antiguo sistema de alcantarillado debajo, y no al revés, el lago sigue siendo seguro para la recreación. Colby Rabon / Carolina Public Press

Sin embargo, este tipo de fuga presenta un problema diferente, dijo Brian Houston de Labella Associates, la firma de ingeniería contratada por la ciudad de Lake Lure para manejar los planes de reparación de alcantarillado. 

Cuando las aguas que no son de alcantarillado corren a través de las líneas de alcantarillado del lago Lake Lure y finalmente se depositan en las instalaciones de tratamiento de aguas residuales de la ciudad, se ha de realizar un tipo diferente de tratamiento en el agua.

“La mayoría de las plantas de tratamiento de aguas residuales operan con una población biológica de bacterias para tratar las aguas residuales, y esa bacteria necesita ser alimentada y sustentada”, dijo el ingeniero. “Si no puedes darles de comer una concentración decente de desechos… entonces no puedes mantenerlos sostenidos y no puedes tratar (las aguas residuales).”

“Debido a (el agua filtrada), la ciudad no puede operar su planta de tratamiento de aguas residuales como se debe operar. En cambio, tienen que operar más como una planta de tratamiento de agua”.

Aunque las fugas han causado que la instalación de tratamiento de agua de Lake Lure funcione de manera menos eficiente, la planta ha continuado con el tratamiento de agua incluso con cantidades masivas de agua del lago. 

Houston estimó que entre 450.000 y 600.000 galones de líquido ingresaban a la instalación por día. Eso es dos veces más que el promedio diario de aguas residuales de una ciudad del tamaño de Lake Lure, que según los datos del censo tiene una población de aproximadamente 1300 habitantes.

“Entre el 65% y el 80% del agua que llega a la planta de tratamiento es agua del lago”, dijo Houston.

Para evitar esta fuga de agua, el pueblo trabajó con Labella para rellenar las grietas de las tuberías con un revestimiento de poliurea, similar al revestimiento que se aplica a los pisos de los garajes.

Las reparaciones de las alcantarillas comenzaron a fines de noviembre de 2021, cuando el municipio redujo los niveles de agua del lago, y pronto estarán completas, con solo tres más para reparar, dijo la alcaldesa.

Unas tortugas se asolean cerca de una alcantarilla en Lake Lure el 24 de marzo de 2022. Colby Rabon / Carolina Public Press

Si bien las fugas no son actualmente una preocupación para la seguridad pública, Houston dijo que si el sistema no se repara, podría haber daños catastróficos y costosos. la esquina. 

“Si tomas esta planta que tiene un permiso… justo en un millón de galones por día y comienzas a poner, digamos, 10 millones de galones por día en esa planta, no hay forma de que podamos hacer otra cosa que no sea sentarnos y observar todo simplemente desbordan la planta y se van al río”, dijo Houston. 

“Es una bomba de tiempo”.

Un sistema centenario

Tanto Houston como Pritchett atribuyen el deterioro del sistema de alcantarillado de Lake Lure a su antigüedad.

Construido en la década de 1920 antes de que se llenara el lago, el sistema de alcantarillado consta de enormes tuberías de hierro fundido bajo el agua que llevan las aguas residuales de más de 600 hogares y negocios a la planta de aguas residuales, que se encuentra al este de la presa. 

Un sistema de alcantarillado como el de Lake Lure no se instalaría hoy, según Houston, porque tener tuberías de alcantarillado bajo el agua hace que sea tremendamente difícil acceder a ellas para repararlas si ocurre una fuga a gran escala y las aguas residuales ingresan al lago.

Cuando se construyó el sistema, el acceso limitado a las tuberías no era una preocupación tan grave como lo es hoy. La Ley de Agua Limpia, legislación federal aprobada a principios de la década de 1970 que impuso el tratamiento de aguas residuales, fue posterior a la instalación del sistema de alcantarillado de la ciudad. 

El agua fluye a través de las compuertas de la represa del lago Lure hacia el río Broad el 24 de marzo de 2022. Colby Rabon / Carolina Public Press

“Si pienso como un constructor de hace cien años, me imagino que pensó ‘podríamos verter las aguas residuales en el lago, pero estamos haciendo un lago realmente bonito, y la gente no quiere excremento en su lago, así que tal vez deberíamos escurrirlo río abajo debajo de la presa’”, dijo Houston. 

“Una vez que atravesó la presa, se arrojó al río”.

El escaso acceso a las tuberías submarinas ha significado pocas mejoras en el sistema de alcantarillado de Lake Lure. Houston dijo que la única reparación que conocía fue hace unos 15 años, cuando la ciudad reparó las juntas de alcantarillado, dispositivos que conectan las tuberías. 

El sistema de alcantarillado no es la única parte de Lake Lure que ha sido descuidada. 

En marzo de 2018, Carolina Public Press informó que el Departamento de Calidad Ambiental (DEQ, por sus siglas en inglés) de Carolina del Norte y sus agencias predecesoras habían advertido a los funcionarios de Lake Lure durante más de una década que estaban muy atrasados ​​en las inspecciones y el mantenimiento de la presa. Desde entonces, la ciudad ha abordado estos problemas. 

ARPA para las reparaciones de alcantarillado

La solución para Lake Lure, dijo Houston, es instalar un nuevo sistema de alcantarillado, que actualmente está siendo diseñado por su compañía LaBella y está proyectado a costar más de $60 millones. 

“Tenemos un plan a largo plazo para reemplazar el sistema de alcantarillado en seis fases diferentes, pero probablemente tomará más de 10 años hacerlo por varias razones con la financiación siendo de las primeras”, dijo Pritchett. 

Para pagar el proyecto de alcantarillado de seis fases, Lake Lure aumentó las tarifas de alcantarillado de sus clientes, obtuvo un préstamo renovable de $12 millones y recibió una subvención estatal de $500,000.

La primera fase, que Pritchett dijo que la ciudad espera comenzar el próximo año, consistirá en expandir el sistema de alcantarillado desde la represa al noreste hasta Sunset Cove y al suroeste hasta la intersección de la autopista U.S. 64 y la ruta estatal 9. 

“El proceso es para pagar a medida que transcurre el tiempo”, dijo Pritchett. 

Ella dijo que la ciudad trabajará para asegurar la financiación de las próximas fases del proyecto mientras se completan las que ya se han pagado. 

Pero el proyecto de seis fases que conduce a un sistema de alcantarillado compatible con el estado no pudo comenzar hasta que Lake Lure solucionó los problemas inmediatos como las alcantarillas dañadas que Houston dijo que deberían durar hasta que se construya el nuevo sistema de alcantarillado.

La rehabilitación de la alcantarilla, que el municipio anticipa que cueste un total de $610,000, se está pagando principalmente con fondos de ARPA. El resto saldrá del saldo de fondos de la ciudad, dijo Pritchett. 

Si el condado no hubiera recibido dinero de ARPA, habría tenido que buscar fondos en otros lugares a través de subvenciones o préstamos. 

“Fue simplemente providencial cuando llegó el dinero de ARPA. No lo esperábamos, nadie lo esperaba, por supuesto”, dijo Pritchett. “Simplemente no podría haber sido un mejor momento”.

Shelby Harris

Shelby Harris a Carolina Public Press staff writer, based in Asheville. Email her at sharris@carolinapublicpress.org to contact her.