Camiones de bomberos estacionados en el departamento de bomberos de Marion en el condado de McDowell. Alyssa Graham/Carolina Public Press

Every day, our journalism dismantles barriers and shines a light on the critical overlooked and under-reported issues important to all North Carolinians.

Before you go …

If you like what you are reading and believe in independent, nonprofit, nonpartisan journalism like ours—journalism the way it should be—please contribute to keep us going. Reporting like this isn’t free to produce and we cannot do this alone. Thank you!

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

Hace veinte años, cada vez que llegaba una llamada al departamento de bomberos del municipio de Marion, docenas de voluntarios dejaban sus cenas, se despedían con un beso de sus hijos y salían por la puerta.

Los voluntarios pudientes se dirigían al departamento de bomberos en el centro de Marion y se unían con un grupo de bomberos de tiempo completo, dispuestos a reparar cualquiera emergencia que estuviera por delante.

Ese ya no es el caso, porque los bomberos voluntarios son cada vez más difíciles de conseguir, según Ray McDaniel, el jefe de bomberos de Marion.

“Tenemos 11 voluntarios en este momento”, dijo McDaniel. “En el 2006, teníamos 30”.

Aunque el número de bomberos voluntarios de Marion ha disminuido drásticamente por varias razones, como más capacitación requerida y la escasez de tiempo libre de otros trabajos, su necesidad no ha disminuido. Según McDaniel, en el 2006, el departamento de bomberos recibía un promedio de 500 llamadas al año. El año pasado, ese promedio fue de 1.400.

La fuga de voluntarios en las últimas décadas ha obligado a la ciudad a buscar otras opciones para la respuesta de emergencia. Más que nada han buscado agregar más bomberos de tiempo completo, cuyo salario es pagado por el municipio.

“La retención ha caído demasiado y tenemos que luchar para poder proporcionar el personal adecuado”, dijo el administrador de la ciudad de Marion Bob Boyette sobre la falta de voluntarios.

Por suerte, los fondos federales de alivio de COVID-19 han proporcionado un alivio en el presupuesto de Marion. En abril, la ciudad trasladó su asignación de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense (ARPA, por sus siglas en inglés) a su presupuesto operativo.

El uso de ARPA para necesidades no relacionadas con COVID

Aunque el gobierno federal distribuyó ARPA a los gobiernos locales con el fin de restaurar el país de la pandemia, no todos los gastos de ARPA tienen que estar relacionados con el COVID-19.

Muchos gobiernos locales del oeste de Carolina del Norte, como los Jackson y Yancey , decidieron por solicitar sus distribuciones ARPA, que fueron determinadas por la población, como “pérdida de ingresos”.

Ese dinero luego se transfiere al presupuesto del gobierno. De ahí se puede usar para casi cualquier cosa, de acuerdo con las pautas establecidas por el Departamento del Tesoro de EE. UU.

“Mientras nos informen de dónde provienen los fondos, tienen un margen de maniobra bastante grande”, dijo un funcionario del Tesoro a Carolina Public Press a principios de este año.

Una localidad no tiene que experimentar realmente una pérdida de ingresos para reclamar sus fondos ARPA como tales. En el caso de Marion, Boyette dijo que a la economía de la ciudad le fue bien, pero otros problemas empeoraron, como la falta de personal del departamento de bomberos.

Según McDaniel, la cantidad de bomberos voluntarios que ya iba disminuyendo se deshizo dramáticamente durante la pandemia. Desde la primavera del 2020 hasta el otoño del 2021, el departamento de bomberos no recibió ni una sola solicitud de voluntario.

“Durante la pandemia se trató realmente de cuidarte a tí mismo y a tu familia”, dijo McDaniel. “A veces tienes que pensar por ti mismo, sabes?”

“¿Realmente puedes darte el lujo de arriesgarte a salir a ser voluntario, responder a las llamadas y quizás correr el riesgo de enfermarse o enfermar a uno de los miembros de su familia?”

Pero la ciudad no puede continuar sin suficientes bomberos. Según McDaniel, se necesitan aproximadamente ocho por cada turno para una ciudad del tamaño de Marion, por lo que la ciudad busca contratar seis bomberos para unirse a los seis empleados remunerados existentes.

Más fondos disponibles para necesidades municipales

Tener a doce bomberos de tiempo completo garantiza que al menos tres bomberos estuvieran disponibles en cualquier momento y aliviaría el problema de no tener suficientes voluntarios.

También significaría que el personal de bomberos existente no tendría que trabajar regularmente en turnos consecutivos de 24 horas, como el bombero Tyler Norville.

“Nunca ha habido un incendio que no se haya extinguido”, dijo Norville, mientras se reclinaba sobre su camión de bomberos estacionado durante su hora número 35 de servicio esa semana.

“Siempre vamos a lograrlo. No importa si somos solo tres”.

Debido a que Marion reclamó sus $1.3 millones dados por ARPA como “pérdida de ingresos”, el presupuesto de la ciudad tiene más espacio para priorizar la contratación de los seis puestos de bombero, dijo Boyette.

El departamento de bomberos de Marion también solicitó una subvención de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés). Este dinero cubriría los salarios y beneficios de los seis bomberos durante tres años. Incluyendo los beneficios, McDaniel dijo que cada puesto le costará a la ciudad aproximadamente $50,000 al año.

Si el departamento obtiene la subvención y FEMA financia a los seis bomberos nuevos, Marion no solo tendrá una reserva para averiguar cómo cubrir los salarios después de que termine la subvención de tres años, sino que se abrirá aún más dinero en el presupuesto de la ciudad.

Eso significa que más proyectos infraestructurales necesarios podrían ascender en la lista de prioridades de la ciudad, dijo Boyette, como reparaciones no urgentes de carreteras y sistemas de agua y de alcantarillado. Esto incluye hasta la contratación de un administrador de subvenciones de tiempo completo para Marion.

“Estas son cosas importantes que podrían tener algunos beneficios venideros”, dijo. “Este es un camino: los fondos de ARPA son un camino para lograr que aumentemos nuestro personal en los próximos años. Si no, tendríamos que mirar hacia los impuestos como una solución.”

Shelby Harris

Shelby Harris a Carolina Public Press staff writer, based in Asheville. Email her at sharris@carolinapublicpress.org to contact her.