Crédito de Arte: Mariano Santillán para Charlotte Journalism Collaborative

Every day, our journalism dismantles barriers and shines a light on the critical overlooked and under-reported issues important to all North Carolinians.

Before you go …

If you like what you are reading and believe in independent, nonprofit, nonpartisan journalism like ours—journalism the way it should be—please contribute to keep us going. Reporting like this isn’t free to produce and we cannot do this alone. Thank you!

Autor: Lexi Wilson, WCNC Charlotte

Mientras Charlotte busca formas de abordar su crisis de viviendas a bajo precio, es posible que los funcionarios quieran tomar una idea de Austin, Texas, donde la comunidad está luchando contra la gentrificación y el aumento de los alquileres.

Charlotte está creciendo, al igual que su desarrollo y la necesidad de movilidad, pero existe el temor de que todo el crecimiento pueda acelerar la gentrificación y expulsar a los residentes que han vivido allí por muchos años.

“Necesitamos algo de protección”, dijo Jessica Moreno, organizadora de Action NC, una organización comunitaria de base.

Moreno dice que le preocupa que los precios continúen aumentando y expulsen a más personas. Tome a South End como ejemplo, cuando la ciudad implementó la Línea Azul, el nuevo desarrollo desplazó a muchos de los habitantes que alguna vez vivieron allí. El área ahora atiende a los residentes, en su mayoría inquilinos, que pueden pagar algunos de los precios más altos de la ciudad.

“El desarrollo es bueno, toda ciudad necesita desarrollo, pero lo que no necesitamos es un desarrollo sobre las espaldas y la sangre de los miembros de la comunidad que son los más vulnerables”, dijo Moreno.

Entonces, ¿cómo evitamos el desplazamiento de los residentes que convirtieron a Charlotte en lo que es hoy?

Echemos un vistazo a Austin.

Allí, los votantes emitieron un audaz llamado a la acción, cuando aprobaron la financiación de un plan de tránsito de miles de millones de dólares, que incluye $300 millones para ayudar a los residentes que pueden verse obligados a abandonar sus hogares.

El dinero se destinará a viviendas a bajo precio, negocios propiedad de personas de color y al fortalecimiento de los derechos de los inquilinos y propietarios de viviendas en las áreas alrededor del nuevo tránsito con mayor riesgo de desplazamiento.

“Los inquilinos tienen poder, los inquilinos tienen derechos”, dijo Aja Gair, directora ejecutiva interina del Consejo de Inquilinos de Austin.

Austin Tenants Council es una de las organizaciones que recibió parte de los fondos. Con ellos intentarán aliviar las presiones del desplazamiento.

Algunos ejemplos incluyen, garantizar una vivienda justa, abordar cualquier problema con las condiciones de vida, además de ofrecer asesoramiento y educación a los inquilinos.

“Tener a alguien de su lado como defensor que pueda ayudar a hacer valer esos derechos a veces no es seguro o no se siente seguro cuando tu vivienda está en juego, o se desafiá a un propietario o levanta sospechas, pero cuando tienes una entidad que puede hacer parte de esa defensa, es extremadamente beneficiosa para los inquilinos”, dijo Gair.

La Ciudad de Austin autorizó un contrato de un año con el Consejo de Inquilinos de Austin el 13 de octubre para financiar y administrar un Programa de Asistencia para los Derechos de los Inquilinos. Está diseñado para brindar educación e información a la comunidad sobre las leyes de protección de inquilinos.

Es ese tipo de defensa que Action NC y Housing Justice Coalition están impulsando aquí en el condado de Mecklenburg.

Recientemente presentaron una propuesta de nuevas políticas sustentadas en el reconocimiento de que la vivienda es un derecho humano.

Le pidieron a la ciudad y al condado que aumenten los fondos para programas que previenen el desplazamiento, como RAMP, desgravación fiscal y otros.

El abogado de la ciudad envió una respuesta a Action NC y Housing Justice Coalition diciendo: “La ciudad está revaluando su programa de ‘envejecimiento en el lugar’ y se están considerando otras iniciativas contra el desplazamiento. El tema de la desgravación fiscal tiene obstáculos legales que estamos tratando de solucionar adaptando cuidadosamente los programas para abordar las necesidades de los residentes de bajos ingresos”.

“Para una ciudad que afirma que quiere trabajar en la movilidad ascendente y el desarrollo económico de sus ciudadanos, su respuesta no muestra eso”, dijo Moreno.

Incluso con alguna evidencia de una desaceleración reciente, los alquileres se han disparado en los últimos dos años. Según Redfin, año tras año, los alquileres promedio aumentaron el mes pasado un 8.9 % en Austin y un 7.2 % en Charlotte.

La mayoría de los estados tienen leyes que prohíben que las ciudades y los condados aprueben medidas de control de los precios de los alquileres, algo que los defensores han defendido en ambos estados. Tanto Carolina del Norte como Carolina del Sur aprobaron prohibiciones de control de alquileres en la década de 1980.

En Austin, todavía hay desafíos que enfrentan los defensores de la vivienda, como mantener seguros a los clientes, ayudar a los inquilinos a obtener ayuda de manera oportuna y la necesidad de llegar a los inquilinos más jóvenes, pero los inquilinos de Austin creen que los líderes están tomando en serio el desplazamiento al dedicar dinero a proyectos de soluciones iniciados por la comunidad.

Carolina Public Press es parte de siete importantes empresas de medios y otras instituciones locales que producen I Can’t Afford to Live Here, un proyecto colaborativo de reportajes centrado en soluciones a la crisis de viviendas asequibles en Charlotte. Es un proyecto de Charlotte Journalism Collaborative, que cuenta con el apoyo de Local Media Project, una iniciativa lanzada por Solutions Journalism Network con el apoyo de Knight Foundation para fortalecer y revitalizar los ecosistemas de medios locales. Vea todos nuestros reportajes en charlottejournalism.org.

Charlotte Journalism Collaborative

The Charlotte Journalism Collaborative thanks the many reporters and interns who supported this project through research and investigation. Carolina Public Press is part of seven major media companies and other local institutions producing I Can’t Afford to Live Here, a collaborative reporting project focused on solutions to the affordable housing crisis in Charlotte. It is a project of the Charlotte Journalism Collaborative, which is supported by the Local Media Project, an initiative launched by Solutions Journalism Network with support from the Knight Foundation to strengthen and reinvigorate local media ecosystems. See all of our reporting at https://digitalbranch.cmlibrary.org/cjc/

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *