Vehículos grandes preparan un sitio en el pueblo de Dobson para una nueva cárcel del condado de Surry. Jordan Wilkie / Carolina Public Press

Every day, our journalism dismantles barriers and shines a light on the critical overlooked and under-reported issues important to all North Carolinians.

Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

Nota del editor: este artículo es la parte 2 de la serie de investigación de cuatro partes Raising Jails (Criando Cárceles), que examina cómo y por qué los condados de Carolina del Norte deciden construir cárceles, el impacto de decidir construir y los posibles cambios de política que podrían conducir a diferentes resultados. Esta serie se está produciendo en parte gracias al respaldo financiero del Fondo para el Periodismo de Investigación (Fund for Investigative Journalism).

El condado de Surry ha tenido 20 años difíciles. El condado rural, en muchos aspectos afortunado de tener dos hospitales, sufrió las consecuencias de las altísimas tasas de prescripciones de opioides y su epidemia de adicción. 

De 1999 a 2006, la población carcelaria del condado se disparó, y las tasas de encarcelamiento en la cárcel aumentaron poco a poco desde entonces, a pesar de que las tasas de criminalidad cayeron en picado durante el mismo período. 

La prevalencia de los trastornos por uso de sustancias, un término médico para las adicciones a las drogas y el alcohol, y la dependencia del encarcelamiento como una respuesta arrinconaron a condados como Surry. Su cárcel está repleta, en violación de los estándares estatales, y el enfoque de orden público no ha resuelto la epidemia del consumo de drogas. 

Surry ahora está construyendo una nueva cárcel. 

El condado también está iniciando un nuevo programa de intervención por uso de sustancias. Uno de los objetivos es mantener muchas de sus celdas vacías. 

El teniente Randy Shelton, quien dirige la cárcel en Surry, dice que más del 80% de las personas en la cárcel están allí debido a una enfermedad mental o abuso de sustancias, de acuerdo con investigaciones en otros condados y datos nacionales. 

En septiembre, un oficial de detención monitorea un grupo de pantallas de seguridad en la cárcel del condado de Catawba en Newton. Jordan Wilkie / Carolina Public Press

‘Si lo construyes, ellos vendrán’

El condado de Surry no está solo en su situación.

Los condados de Carolina del Norte han construido cárceles y siguen planeando construirlas para reemplazar  a las instalaciones anticuadas y adaptarse a las poblaciones carcelarias que salen de las instalaciones actuales. Incluso cuando los administradores de las cárceles dicen que la mayoría de las personas detrás de las rejas no pertenecen allí y las tasas de criminalidad han caído en todo el país un 40% desde 2000, según el índice de tasas anuales de delincuencia de la Oficina de Investigaciones del Estado (SBI, por sus siglas en inglés). 

El administrador de la cárcel del condado de Catawba, el capitán Nathan Fisher, dijo que la mayoría de las personas en su cárcel necesitan tratamiento para enfermedades mentales o trastornos por uso de sustancias, no encarcelamiento. 

Pero, al igual que Surry, la respuesta del condado fue construir más espacio para camas en las cárceles, por un costo de $33 millones.

Otros condados están probando una mezcla de reformas e intervenciones para disminuir la dependencia del encarcelamiento, para tratar de ahorrar dinero sin sacrificar la seguridad pública. Algunos condados, como Surry, están probando ambas cosas.

Los condados de Carolina del Norte han gastado más de $1.5 mil millones colectivamente para construir y mantener cárceles en los últimos 20 años, según datos de la Comisión de Gobierno Local, parte de la oficina del Tesorero del estado responsable de supervisar la deuda de los condados.

El total incluye 46 de los 100 condados del estado que expandieron las cárceles existentes o construyeron nuevas. Ese precio no incluye pagar al personal para administrar las cárceles, lo que es probablemente 10 veces el costo de construcción, según los expertos.

Muchos condados llenaron sus cárceles en un par de años. 

Becky Cawthorne, administradora de la cárcel del condado de Gaston, vio eso con sus propios ojos después de que el condado abrió su cárcel más grande en 1999. 

“No pasó mucho tiempo, un par de años, antes de que empezaras a ver: OK, si la construyes, ellos vendrán”, dijo. 

Esa es precisamente la preocupación de defensoras de gente encarcelada como Jasmine Heiss, directora de un proyecto titulado In Our Backyards (En Nuestros Patios) del Instituto Vera para la Justicia (VIJ, por sus siglas en inglés)

Ese proyecto analiza el “auge silencioso de las cárceles” que está ocurriendo en los condados rurales de la nación. 

En muchas áreas urbanas, las tasas de encarcelamiento en las cárceles están bajando. Sin embargo, en muchas áreas rurales las tasas de encarcelamiento están aumentando y el número de personas recluidas en cárceles rurales ha superado al de personas recluidas en cárceles urbanas mayores.

La división entre el encarcelamiento rural y urbano

El peligro de la construcción de cárceles es perpetuar el ciclo de encarcelamiento cada vez mayor sin abordar las razones que llevan a las personas a las cárceles desde el principio, según los defensores. Las cárceles sirven como una alternativa cuando no hay otra forma de acceder a servicios sociales como atención médica. Esto se habla por parte de tanto de los defensores como de los funcionarios locales en todo el estado. 

“Particularmente en los condados rurales que han colapsado la mayor parte de su infraestructura médica en cárceles, sin una continuidad de la atención (médica), se convierte en la única forma de acceder a un tratamiento significativo”, dijo Heiss. 

En el condado Surry ya es demasiado tarde para alternativas que podrían evitar la construcción de la cárcel por completo. Ya se ha asignado el dinero y se ha preparado la tierra.

La cárcel existente ha estado en sobrecapacidad por muchos años. Parte de la cárcel fue construida en 1974. Las renovaciones de principios de la década de 2000 añadieron camas en un sistema de literas abierto que es más peligroso para el personal, dijo Shelton. 

El hacinamiento en las cárceles de Carolina del Norte agrava este tipo de problemas y representa un riesgo para la seguridad de las personas y el personal encarcelados. 

Pero activistas en otras partes del estado dicen que otros condados todavía tienen una alternativa. Una iniciativa de organización de un mes en el condado de Haywood culminó cuando los residentes presentaron a los funcionarios del condado un presupuesto alternativo, uno que no gasta más de $20 millones en la expansión de la cárcel. 

El administrador del condado de Haywood, Bryant Morehead, habla con los comisionados del condado durante una reunión del 4 de octubre en Waynesville. Colby Rabon / Carolina Public Press

Los comisionados no asignaron el dinero para la construcción de una cárcel este año, lo que los activistas celebraron como una victoria. Pero eso se debe a que el condado todavía está esperando estudios geológicos y permisos de uso de la tierra antes de que pueda seguir adelante, el gerente del condado Bryant Morehead dijo. Haywood todavía necesita más camas en su cárcel, según Morehead. 

El sheriff del condado de Haywood, Greg Christopher, junto con Morehead y los comisionados del condado buscan expandir la cárcel, el segundo proyecto mayor de construcción de cárceles del condado en 20 años.

Down Home NC, una organización de defensa progresista centrada en las comunidades rurales, se está coordinando con un grupo de residentes que dicen que ese dinero se utilizaría mejor en cosas como consejeros escolares, el tratamiento para la adicción o viviendas asequibles.

El costo proyectado de la expansión de la cárcel es de $16.4 millones, antes de los intereses de la deuda o el ajuste por el aumento en los costos de construcción en el último año. Esto representa una inversión significativa para un condado con un presupuesto anual total de $109 millones.

Pero algunas cárceles han logrado mantener sus celdas vacías, principalmente en los condados urbanos. Hace una década, el condado de Mecklenburg había llenado su cárcel y se enfrentaba a la posibilidad de tener que construir una nueva cárcel que costaría más de $100 millones, dijo Jessie Smith, profesora de derecho y gobierno en la Universidad de Carolina del Norte (UNC).

En cambio, el condado reformó cómo usaba la cárcel y a quiénes mantenía tras las rejas, ahora administrando una cárcel a la mitad de su capacidad. 

Cuando el condado de Orange decidió construir una nueva cárcel para reemplazar la estructura construida en 1925 y ampliada desde entonces, sus funcionarios locales decidieron invertir más en programas de prevención para mantener fuera de la cárcel a las personas que no son amenazas a la seguridad pública. 

Estas mezclas de reformas bien pueden ser la razón por la que Carolina del Norte, al igual que el resto del país, está experimentando una diferencia en las tasas de encarcelamiento entre las cárceles rurales y urbanas. 

Después que promulgan reformas, la mayoría de los condados urbanos están viendo que el número de personas en sus cárceles se mantiene estable o disminuye, incluso mientras que crecen sus poblaciones.

Pero la mayoría de los condados rurales están viendo cómo aumentan sus tasas carcelarias, lo que crea una diferencia en la promulgación de la justicia dependiendo de dónde viva una persona, y crea dos futuros diferentes para estos condados. 

Surry es uno de varios condados de Carolina del Norte que se encuentra en ambas situaciones.

Charlotte Reeves, especialista en alcance comunitario de abuso de sustancias del condado de Surry, se encuentra en una acera en el centro de Mt. Airy en septiembre. Anthony Crider / Carolina Public Press

Una historia personal 

Si le pudiera pasar a ella, le podría pasar a cualquiera, dice Charlotte Reeves. Ella provenía de una familia cariñosa y solidaria, tenía un título universitario y era ingeniera civil. 

Aún así, cayó en el uso de drogas que la llevó a la cárcel por una serie de robos e infracciones de tránsito. Robaba para comprar drogas, ella dijo. Sus primeros intentos de rehabilitación tuvieron éxito durante unos meses, luego un par de años, pero recayó y luego volvió a robar. 

Reeves dejó la supervisión estatal a principios de 2019, esta vez terminando definitivamente un ciclo de 15 años, dijo. 

Ahora se desempeña como trabajadora principal de alcance comunitario para el equipo de respuesta al uso de sustancias del condado de Surry. Su trabajo es conocer a gente después de que una sobredosis los lleva a la sala de emergencias o la posesión los lleva a la cárcel, y ayudarlos a conectarse con el tratamiento. 

Reeves está ansiosa por que se construya la nueva cárcel, dijo. No existe ningún lugar en la cárcel actual para ofrecer recursos, entonces no hay forma de conectar a las personas en la cárcel con el tratamiento o las oportunidades laborales o cualquiera de los servicios que ofrece el programa de recuperación por abuso de sustancias.

La cárcel nunca la ayudó, dijo Reeves. Aunque fue un lugar que les permitió a sus padres saber dónde estaba, nunca hubo programas de recursos, dijo. Ella espera poder brindar más oportunidades a las personas en la cárcel ahora.

Pero las cárceles más grandes y mejores para ayudar a la gente a reformar nunca han estado a la altura del ideal, dijo Heiss. La seguridad, el espacio adicional y las mejores condiciones no duran, dijo. 

También hay poca evidencia de que los programas carcelarios hayan ayudado a prevenir el uso de sustancias. 

Más bien, la investigación muestra que el encarcelamiento, incluso períodos breves de un par de días, aumenta el riesgo de sobredosis y muerte después de la liberación, especialmente por el uso de opioides. 

Amanda Hughett, académica jurídica e historiadora de la justicia penal en la Universidad de Illinois Springfield, dijo que las cárceles son incompatibles con la salud pública. 

Pero en la medida en que existan cárceles, los condados deberían brindar servicios vigorosos, dijo Judah Schept, profesor de estudios de justicia en la Universidad de Eastern Kentucky. El plan es evitar el “humanismo carcelario”, dijo, donde los gobiernos buscan resolver los males sociales a través del encarcelamiento. 

La cárcel existente del condado de Surry en el pueblo de Dobson ha enfrentado problemas de hacinamiento y se está trabajando para reemplazarla. Anthony Crider / Carolina Public Press

El futuro de Surry

El director del proyecto de recuperación del uso de sustancias de Surry, Mark Willis, conoce las barreras para proporcionar programas educativos eficaces en una cárcel, dijo. Aún así, su plan es ofrecer servicios donde pueda. Cambiar los sistemas que existen no está en su poder. 

Él tiene que aprovechar las oportunidades que se le presentan. En 2022, eso significará ofrecer tratamiento en la nueva cárcel. 

En este momento, no puede entrar a la cárcel porque ha superado su “capacidad operativa”, calculada en aproximadamente el 80% del total de camas ocupadas desde al menos 2016. Ese fue el primer año en el que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte (NCDHHS, por sus siglas en inglés) retiene esos datos.

Desde 2018, Surry ha superado su capacidad, con celdas destinadas a ocho con capacidad para 12 personas, dijo Shelton. Las áreas de dormitorios construidas para 15 tienen capacidad para 25 o 30, dijo. 

Si bien el equipo de Willis espera reducir la cantidad de personas que entran y salen de la cárcel, podrían pasar cinco años o más para que ese impacto se imponga. La cárcel no puede esperar otros cinco años para que se produzca ese efecto, dijo Shelton. 

En cada mes de 2021, el condado de Surry ha tenido un promedio de más personas en su cárcel por día que camas. De junio a agosto, el condado promedió 187 personas para una cárcel de 125 camas, y Surry generalmente envía a una docena de personas para que sean alojadas en otros condados, dijo Shelton.

El condado nunca ha estado por debajo de su capacidad para su promedio de población mensual, ni siquiera en ningún momento durante la pandemia de COVID-19. Surry es uno de los 22 condados de este año que ha promediado una mayor población de cárceles que camas durante todo un mes.  

El condado también ha probado recursos judiciales, dijo Shelton. Casi ha duplicado la cantidad de personas que libera mientras esperan su juicio. Surry libera a las personas arrestadas por delitos no violentos y de bajo nivel. Y casi no encarcela a nadie con cargos por delitos menores. 

El administrador del condado de Surry, Chris Knopf, reconoce el desequilibrio entre el costo de construcción de las cárceles y la dotación de personal. Pero espera cambiar eso en los próximos 20 años, dijo. 

El próximo año, Carolina del Norte comenzará a distribuir dinero de su participación de $750 millones en un acuerdo legal con varios fabricantes de medicamentos opioides. El dinero se destinará a la prevención y recuperación del trastorno por uso de sustancias, dijo Knopf, y pagará el programa de Willis. 

Si esa promesa se cumple, existe la posibilidad de que en otros 20 años, Surry no busque expandir sus camas carcelarias nuevamente.

Jordan Wilkie

Jordan Wilkie is a Report for America corps member and is the lead contributing reporter covering election integrity, open government, and civil liberties for Carolina Public Press. Email jwilkie@carolinapublicpress.org to contact him.